Nymphomaniac

Nymphomaniac

escrito por Bouman
(Cine, 20/Ene/14)


La nueva película del director danés Lars Von Trier viene a completar su cuarta trilogía en su filmografía, tras la fallida ambientada en los Estados Unidos (Dogville, Manderlay y, la no realizada por falta de financiación, Whashington), esta vez se trataba de la trilogía de la depresión que la conforman las películas Anticristo, Melancolía y Nymphomaniac, la primera en la que prácticamente todas las protagoniza una misma actriz, Charlotte Gainsbourg.

Todas sus trilogías, tanto las primeras, Europa (compuesta por El elemento del crimen, Epidemic y Europa) y los corazones de oro (compuesta por Rompiendo las olas, Los idiotas y Bailando en la oscuridad), como las ya mencionadas, la fuerza de la historia suelen recaer sobre una mujer y Nymphomaniac no es la excepción.

Fotograma 1 de la película

Joe (Charlotte Gainsbourg), una chica con nombre de chico, está herida tendida en el suelo de un oscuro callejón. Seligman (Stellan Skarsgård), un viejo señor que bajó a comprar, la descubre y se ofrece a ayudarla en esa fría noche de invierno en la que está nevando. En su casa, con un té caliente en sus maltrechas manos, él se interesa por ayudarla pero ella le insiste en que no es necesario, que tal vez lo mereciera porque es una mala persona. El señor Seligman duda de sus palabras y le inquiere en conocer porqué opina así, Joe, estirada en la cama decide explicarle bien las cosas y empieza a relatarle su vida desde cuando era pequeña en base a capítulos cuyos títulos vienen inspirados por los pocos elementos que hay en la habitación en la que se encuentran.

Nymphomaniac se ha estrenado en cines en dos volúmenes, en las cuales cada uno contiene cuatro capítulos.

Fotograma 2 de la película

El primer volumen se centra en el descubrimiento sexual de Joe desde bien pequeña, de la relación que tiene con su padre, que el amor existe bajo el rostro de Jérôme, las competencias sexuales con su amiga B., de cómo se da cuenta del poder entre sus piernas y finalmente como queda invalidada.

Una gran primera parte en la que Lars Von Trier no duda en despertar sensorialmente al espectador, desde el primer plano totalmente negro en la que oímos las gotas de lluvia chocar en el suelo, para más tarde, después de la introducción, apostar por el contundente tema Führe mich de Rammstein. En los primeros capítulos el espectador es deleitado con escenas de altas dosis sexuales en las que el director no duda en mostrar si es necesario. La química de la debutante Stacy Martin y Shia LaBeouf traspasan la pantalla y por fortuna ocupan la mayor parte del metraje.

Aparece una espectacular Uma Thurman, en una de las secuencias más rompedoras, y Christian Slater.

El segundo volumen continua desde donde se quedó en el primero, la confesión de Joe a Jérôme atrae, como un tornado que arrasa con todo, consecuencias que lleva a drásticas decisiones. Joe crece y su locura sexual la lleva a límites insospechados, terrenos desconocidos al igual que peligrosos.

La noche avanza al igual que Joe lo hace narrando su vida a Seligman, poco a poco, y en los capítulos restantes conocemos un poco más que la ha llevado a estar magullada, es en esta entrega que los flash-backs de Joe ya los interpreta la propia actriz francesa.

Fotograma 2 de la película

Joe desesperada por no poder complacerse y, como un paso más en la experimentación sexual, descubre nuevos alicientes como el dolor. Así conoce a K. (fantástico Jamie Bell, actor de Billy Elliot) y el sadomaso. Acto en que pierde el control de su vida y decide luchar por recuperarse de su auto-diagnosticada enfermedad. L (Willen Dafoe) le dará una oportunidad que hará que vea la vida de una nueva forma, de ese modo conoce a P. (Mia Goth). La verdad volverá a azotarla una vez más.

Más dura que el primer volumen, aquí se nos muestra problemas más reales y/o adultos. Si en la anterior Lars quería excitar al espectador, en esta quiere hacernos sufrir, como en un mal polvo que empieza bien y acaba de golpe, hacernos sentir incómodos. Para acabar con una crítica a la sociedad y como empezó esta historia, con una pantalla en negro y el sonido desvelándonos el desenlace. El director no duda en auto-homenajearse con una escena que acude a la primera película de la trilogía de la depresión (Anticristo).

La pretendida intención de ser polémico por incluir escenas prácticamente pornográficas quedan «justificadas» ante el tratamiento de demostrar la naturalidad de estas en el personaje y la sociedad. No es una excusa ni una razón para acercarse a la historia de Joe, es una parte más.

A priori la división de Nymphomaniac no parece ser la más acertada de las decisiones, al igual que pasó con Kill Bill de Tarantino, pero es algo que se podrá resolver con una «doble-sesión» ahora que se estrena la segunda en el cine, o en el futuro.

Estreno de la parte 1 en las salas españolas el 25 de diciembre.
Estreno de la parte 2 en las salas españolas el 24 de enero.

© Imágenes: Golem
Ver más de Cine

Deja un comentario