Turbo Kid | Underbrain Mgz
Turbo Kid

Turbo Kid

escrito por Raúl Calvo
(Cine, 10/Dic/15)


Estamos en el futuro: 1997. El mundo es una ruina, un páramo posapocalíptico en el que vive Kid (Munro Chambers), un joven que decide que la mejor manera de sobrevivir es hacerlo aislado del resto de supervivientes. Pero las cosas cambian cuando hace una amiga: Apple (Laurence Lebouf). Cuando Apple es secuestrada por el malvado Zeus (Michael Ironside) y su banda de salvajes, Kid decidirá adoptar la personalidad de su héroe de cómic favorito para salvarla.

Turbo Kid (François Simard, Anouk Whissell, Yoann-Karl Whissell, 2015) es un revival cinematográfico del cine ochentero que normalmente se descubría en las estanterías de los videoclubs. No es el único, toda una serie de homenajes parecidos se han ido produciendo a medida que entrábamos en la primera década del siglo XXI, al mismo tiempo que se ha ido desarrollando el horror synth,  formado por grupos y artistas que se dedican a crear música electrónica inspirada en las bandas sonoras de películas de terror que se compusieron usando sintetizadores y rock progresivo de los 70 y 80.

Turbo Kid y Apple

Muchos de estos homenajes y recreaciones no destacan ni son particularmente interesantes. Turbo Kid es una excepción, aunque no es tan buena como la fantástica obra maestra Kung Fury (David Sandberg, 2015), ya que logra mantener el interés a lo largo de todo el metraje y la abundancia de sangrienta violencia de tebeo provoca grandes carcajadas, en particular durante su clímax. También se ha de reconocer el trabajo llevado a cabo para recrear el aspecto de una película de género de los 80, en particular en los efectos especiales. Obviamente, Turbo Kid utiliza efectos digitales pero estos están diseñados para imitar el look de los efectos ópticos. Por ejemplo, para crear un cielo tormentoso o diseñar nubes, en la era de los efectos ópticos se tiraba pintura en una piscina, se filmaba como actuaba la pintura en el agua y se integraba luego en la imagen. Los cielos de Turbo Kid imitan ese mismo aspecto aunque se hayan usado efectos digitales.

Por supuesto, la película está llena de homenajes y guiños al cine de los ochenta. Aunque destaca un guiño a una película de los 70: los cereales que toman los protagonistas se llaman Soleil Vert, una referencia a Soylent Green (Richard Fleischer, 1973) que en España se conoció como Cuando el destino nos alcance. Un guiño que entenderéis cuando sepáis de dónde procede el agua que se bebe en este mundo posapocalíptico.

Apple

Turbo Kid resulta un film divertido y entretenido, especialmente para los que se hayan alimentado con el cine de género de los 80 y les guste que su nostalgia esté bañada en litros de sangre.

Estreno en las salas españolas el 11 de diciembre dentro del A Contracorriente Sitges Tour 2015 en el que se proyectarán varias películas seleccionadas de entre las vistas en el pasado festival de cine fantástico de Sitges.

Turbo Kid

Turbo Kid
Es el año 1997. Es el futuro. La tierra ha sido devastada por la lluvia de ácido y el agua se ha convertido en un bien escaso. The Kid, un chico que deambula por este paisaje desértico con su BMX, tendrá que luchar contra el poderoso Zeus para rescatar a su amiga Apple, que ha sido secuestrada. Turbo Kid es una carta de amor al cine de los ochenta, con una estética próxima a Mad Max y con una banda sonora creada a golpe de sintetizador.
Directed by: François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell
Starring:

Munro Chambers
Laurence Lebouf
Michael Ironside

Ver más de Cine