Cerrar

Relatos

Capa negra

Para mí el hecho de aceptar esta vacante como guardia de seguridad en la fábrica de mi cuñado es poco menos que un insulto, una humillación total y absoluta. Pero ante la insistencia de mi mujer no me quedan muchas […]

La soledad del vacío

Después de que una luz cegadora atravesara sus párpados, se despertó repentinamente, sintiendo como si le faltara el aire. Abrió la boca de par en par, respirando tan fuerte como si ningún hálito de aire hubiera llegado a sus pulmones […]

Alhaja 32/50

En algún lugar de las favelas de Rocinha, en Río de Janeiro, busca una puerta vieja con una cortina de plástico gris y roja. Aparta la cortina y verás una campanilla con un cordel. Hazla sonar. Al acabar el leve […]

Alhaja 16/50

En algún lugar de los callejones de Nueva Orleans, en Luisiana, busca una puerta de madera de ébano con un ramo de lavanda seca. Cógelo y pártelo en dos, justo al crujir una voz de mujer te ordenará que entres. […]

Alhaja 25/50

En algún lugar de la estación Ramsés, en El Cairo, con los primeros rayos de Sol súbete al tren dirección a Luxor. Busca en uno de los vagones una puerta con el cristal roto, golpea la puerta dos veces y […]

Alhaja 7/50

En algún lugar del Instituto Arqueológico alemán, en Atenas, busca una puerta sin pomo. Llama a la puerta tres veces de forma arrítmica. Una voz con acento te ordenará que entres. Abre la puerta. Al entrar descubrirás una pequeña biblioteca […]

Alhaja 37/50

En algún lugar del distrito V de París, busca en uno de sus callejones, una puerta de madera maciza con una pequeña aldaba en forma de león. Golpea la puerta con ella y deja que retumbe el sonido. Cuando el […]

Alhaja 23/50

En algún lugar del mercado de Chatuchak, Tailandia, entre las seis y las ocho de la tarde verás en una de las tiendas una puerta con un buda rojo dibujado. Golpea la puerta cuatro veces y la voz de un […]

Alhaja 15/50

En algún lugar de Chinatown, en Londres, busca un farolillo azul colgando de una de sus calles con un mensaje: “Aquí yace la dama de los vientos”. Sigue por esa calle, al fondo hallarás una puerta, golpéala tres veces y […]

El jersey rojo

Al igual que muchos otros niños de mi edad, cuando llegaba la noche (y por ende la hora de irme a la cama) el pánico se apoderaba de mí. Enterrada bajo las sábanas imploraba clemencia a los monstruos invisibles que […]