Adicto al amor | Underbrain Mgz
Adicto al amor

Adicto al amor

escrito por Bouman
(Cómic, 21/Jul/16)


Con el subtitulo «Confesiones de un follador en serie» nos podemos hacer una idea bastante clara de lo que va el nuevo cómic de Koren Shadmi: Adicto al amor.

K acaba de sufrir una ruptura amorosa y se enfrenta a un año de confinamiento voluntario hasta reunir el valor suficiente para emprender de nuevo una relación. Algo que no entra en las cabezas de sus amigos que le incitan a no recluirse y comenzar a ligar con chicas para tener sexo. Algo escéptico K empieza a utilizar lovebug (una web para conocer gente tipo eDarling, Meetic, Tinder, Badoo… si te suenan estos nombres ya sabes de qué va la cosa). Sus primeras citas son un desastre pero un día termina follando con una chica increíble lo que, por supuesto, no acaba de creérselo. Él es un chico del montón.

Viñetas del cómic Adicto al amor

Pero la suerte le sonríe y las cosas empiezan a irle bien, perfecciona la forma con la que establecer contacto con las chicas a través de la página; aunque alguna que otra vez tiene una cita fallida o la chica con la que queda no termina de ser lo que esperaba, pero nada lo desanima hasta el punto de obsesionarse con tener siempre un ligue cada día. La adicción a lovebug, el sexo y las chicas comenzará a afectarle en su vida laboral.

El protagonista del cómic, K, no deja de ser una versión del propio autor (Koren Shadmi) y basándose en su propia experiencia nos relata un año de su vida. Una crónica de lo que fue unos meses muy movidos. Sus páginas tiene mucho de autoanalisis, muchas situaciones divertidas y por supuesto erotismo y sexo.


Adicto al amor. Confesiones de un follador en serie es un cómic divertido, excitante (claro que sí) y muy actual que muestra cómo las reglas del juego en las nuevas relaciones han cambiado. Los diferentes perfiles de los ligues de K conforman un bonito catálogo de personas, citas y situaciones que si has utilizado alguna de estas webs te sonarán familiar.

Adicto al amor. Confesiones de un follador en serie lo edita Norma Editorial. 224 págs. Color Cartoné. 17 x 24 cm. ISBN: 978-84-679-2178-6

Gracias a Norma Editorial ¡sorteamos un ejemplar de Adicto al amor entre todos nuestros lectores! Para participar solo tienes que dejar un comentario antes de fin de mes (31/7/16) en este artículo y coméntanos ¿Has tenido alguna experiencia como K., el protagonista del cómic?

Tras realizar el sorteo el afortunado del cómic ha sido Pardo ¡Felicidades!

Sorteo Adicto al amor de Koren shadmi

Bases del sorteo: Es un sorteo organizado por Underbrain Mgz, Norma Editorial tan solo nos cede el material. Está limitado para participantes que residan dentro del territorio español. Es importante que el mail del comentario sea verdadero para contactar con la persona ganadora. El domingo 31 de julio a las 23:59 hora peninsular se dará por finalizada el tiempo de participación y se procederá para comprobar todos los comentarios y realizar el sorteo.

Adicto al amor. Confesiones de un follador en serie
Tras una dura ruptura, K se siente solo pero no quiere meterse de lleno en una relación. La solución se la da su mejor amigo: LOVEBUG, la web de citas de moda. Una cuenta en esta web le abrirá las puertas a un mundo de citas, desde desastres horribles a sexo desenfrenado con mujeres a las que K nuca hubiera creído poder aspirar. Tanto placer no puede ser bueno… ¿o sí?
Koren Shadmi nos presenta un relato basado en sus propias experiencias con el mundo de las citas. Una interesante visión personal del importante cambio en la cultura del sexo que aplicaciones como Tinder están generando.
Published by: Norma Editorial
ISBN: 978-84-679-2178-6
Available inHardcover
Ver más de Cómic

8 comentarios en “Adicto al amor”

  1. Avatar
    mozquinha
    22 julio, 2016 / 1:44 pm

    no he tenido una experiencia como la del prota pero quizás sí como la de sus parteneres ♡

    ^^

  2. Avatar
    AV
    22 julio, 2016 / 2:06 pm

    Yo también me volví adicto a una web de esas, pero casi sin ningún resultado (dos citas en dos años, una desastrosa y la otra pse). No sé qué me asusta más, el que tipos como el autor de este cómic puedan reducir todo al mero conductismo y ligarse una tía tras otra de forma mecánica, pasando candidatas por la picadora de carne, o que yo no sólo no haya perfeccionado algún tipo de método sino que haya ido incluso a peor, probando cosas al tuntún o mostrando obstinación en usar enfoques que claramente me perjudican. Lo llevo en plan THIS IS DOG, I HAVE NO IDEA WHAT I’M DOING

  3. Avatar
    J.
    22 julio, 2016 / 3:27 pm

    Pues pinta genial y por lo que dices a K le ha ido mejor que cuando lo he querido probar yo que no me he comido un colín jajajaja

  4. Avatar
    Ivanchu
    22 julio, 2016 / 3:39 pm

    Quiero el cómic, nunca he usado web para ligar, vivo con una mujer maravillosa, pa que más?

  5. Avatar
    patri
    22 julio, 2016 / 10:07 pm

    No he tenido una experiencia así pero es un buen cómic,me gustaría tenerlo

  6. Avatar 26 julio, 2016 / 3:55 pm

    Pues no, pero no me importaría.
    🙂

  7. Avatar
    Luis
    26 julio, 2016 / 7:32 pm

    He tenido algunas buenas experiencias en este tipo de páginas (la gente que se registra no es tan mala como la pintan) pero, como en todo, siempre hay excepciones.

    Cuando tenía 18 años, recién aprobada la selectividad de junio, decidí que ese iba a ser el mejor verano de mi vida, y que quería compartirlo con alguien especial. Así que probé a registrarme en una de estas webs en busca de una persona con la que disfrutarlo. Empecé a chatear con una chica de mi edad y a las dos semanas quedamos Básicamente, tardamos en vernos porque primero queríamos conocernos.

    Llegó el día y me presenté bien guapo y puntual en el centro comercial en el que habíamos quedado y recibí un mensaje suyo: llegaría en 5 minutos. De repente, empecé a sudar y a tener la visión borrosa de manera intermitente por los nervios. Era un augurio de lo que se avecinaba. Pasaron los minutos y la chica no aparecía: veía a varias parejas de ancianos, a unos cuantos niños, a unos padres con su hija, muy parecida a la chica con la que había quedado… ¿¿¿¿¿¿QUÉ??????

    En efecto, los padres de la chica habían insistido en acompañarla para conocer a su novio, ¡SU NOVIO! Según parece, la muchacha tenía unos padres bastante cerrados de mente y les había dicho que ya llevábamos saliendo un mes y que era buena gente para que le dejasen quedar conmigo. Yo estaba flipando y no sabía dónde meterme. El apretón de manos con el padre dejó huella en mí, física y psicológicamente. Jamás olvidaré esa mirada de “voy a hacer de tu vida un infierno si rozas a mi hija”. Bueno, seguramente no fue tan exagerado, pero es que en ese momento no era capaz ni de hablar.

    La madre sí que parecía más amable, y me dio dos besos y me dijo que parecía buen chico. La chica dijo que ya me llevaría a su casa para que me conociesen mejor, que quería dar una vuelta a solas conmigo, o sea que los padres se marcharon (un poco a regañadientes, pero nada del otro mundo).

    Me quedé a solas con ella y, sorprendentemente, fue como si nos conociésemos de toda la vida. Riéndose, y visiblemente avergonzada, me pidió perdón. Yo seguía flipando, y le dije que era lo más raro que me había pasado en la vida, y que no me lo esperaba. Le comenté que su padre estaba fuerte y ella dijo que es muy protector. Ah, sí, y luego nos presentamos. En general, fue una cita agradable y lo nos reímos mucho juntos. Quedamos unas cuantas veces más y hasta empezamos a salir, pero la cosa no duró mucho porque apenas podíamos vernos por un motivo u otro. Eso sí, no me arrepiento de nada.

    Perdón por contaros todo esto, pero es que os juro que tengo para escribir un libro de 1000 páginas de situaciones que por las que he pasado en mis primeras citas. Le he dado un toque literario al asunto para que resulte más ameno. Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por gastar tu tiempo en leer mis tonterías.

  8. Avatar
    Pardo
    29 julio, 2016 / 12:23 am

    Sí que he tenído alguna cita con una web de este tipo pero he de decir que no salí muy satisfecho, demasiado frio en las dos ocasiones que podido intimar con alguna mujercilla