Alex Salgado

Alex Salgado

escrito por Bouman
(Entrevistas, 22/Ago/17)


Él es una de las eminencias de la radio por Internet en España, lleva más de media vida dedicándose a la radio y desde hace seis años lo hace de forma ininterrumpida en emporiosalgado.com

Alex Salgado (Barcelona, 1977) fue uno de los precursores de los podcast en nuestro país con la Aradio en 2006, anteriormente había pasado por las principales cadenas de radio nacional o, incluso, realizado programas propios en la televisión local catalana. También cuenta con un par de publicaciones a destacar: No vivirás para contarlo y 24 cm – una visión sobre el cine porno en España.

Es difícil no vincular el nombre de Alex Salgado a palabras como transgresor, polémico, sexo o diversión. Aprovechamos nuestra reciente vinculación, escribe quincenalmente Salgado unmasked en Underbrain, para conocerle un poco más y hablar sobre sus motivaciones, sus haters o su futuro.

¿Eres impulsivo o metódico?
Las dos cosas, soy extremadamente impulsivo pero detrás de mis impulsos hay un método trabajado y afianzado.

¿Añoras la época televisiva?
No añoro mis años en televisión por el nivel de exigencia y porque la gente nunca acaba de conocerte y te transformas como en una especie de florero y eres: el de la tele. La gente no sabe tu nombre, la gente no sabe quién eres, solo les suenas de algo y se quiere hacer una foto contigo. Interrumpe tu comida, o tu cena, o tu cita romántica porque eres el de la tele. Y eso no, no se añora nunca.

¿Qué inquietudes te llevaron a crear tu propio podcast independiente? en una época que siempre se estaba relacionado con una radio
El motivo para crear un podcast profesional y desarrollarlo fue básicamente evitar cualquier tipo de censura, cualquier tipo de regla y poder dar el contenido que a mí me apetece y que sé que a la audiencia le apetece y que una FM nunca permitiría.

Parece que el podcast está viviendo su edad de oro después de poco más de una década en Internet. ¿Cómo estás viendo el panorama actual en España?
Yo no me atrevería a decir que es una edad de oro, porque se puede contar con los dedos de las manos las personas que nos ganamos la vida realizando podcast en España. Por lo cual, edad de oro no es, pero si es cierto que estamos mejor que hace diez años y el momento actual yo lo definiría como: No estamos tan bien como en Estados Unidos pero parece que las marcas y las empresas se lo están empezando a creer, un poquito.

Generalmente tratas el tema del porno, pero también sobre tus aficiones (cine, cómics, ..) y tienes una vertiente autobiográfica y exhibicionista con el Diario de una mala persona ¿En qué campo te sientes más a gusto?
Me siento cómodo en todos los campos, Emporio Salgado no se llama Salgado porque sí. Se llama Salgado, porque es Emporio de Salgado, y cuando hablo de prensa rosa, hablo de la prensa rosa que me gusta a mí. Cuando son, obviamente, “Memorias de una mala persona”, la mala persona soy yo. E incluso cuando entrevisto a una actriz porno o un actor porno intento que ellos hablen de mí. Hablemos de mí, por favor.

¿Qué es lo que más te motiva cada día volver al trabajo?
Lo que más me motiva cada mañana cuando me levanto y digo: ¡A grabar! Es básicamente, lo que decíamos antes, la libertad creativa, el saber que voy a poder llegar aquí, voy a poder escribir un guion, una escaleta y nadie va a venir a decirme: “No digas polla, no digas chocho, no digas culo”. Eso motiva mucho.

¿La censura en Internet sigue siendo tan libre cómo cuando empezaste?
Las tornas han cambiado, antes la censura era los directivos, las empresas, los jefes de programa y ahora la censura es el propio oyente, el tuitero, el de facebook… que como tiene la misma libertad de expresión que tú, lo que hace es volcar toda su rabia, toda su frustración y decirte todo lo malo que tiene tu producto. La censura ahora viene por parte del que te consume, no el que te manda.

¿Qué tal los haters de Emporio Salgado?
Fabulosa, ellos me insultan y yo cojo el insulto y lo transformo en contenido del programa. Sin ir más lejos, empezaron a llamarme Salgueras, y ahora en mi programa me autodenomino Salgueras. Mi relación con el hater es fabulosa. Es más, es un tópico pero es verdad. Si no tienes haters, no existes.

¿Qué es lo peor de ser un personaje odiado?
Lo mejor es cuando eres capaz de capitalizarlo, monetizarlo, y hacer una vida de ello. Y lo peor es cuando hay gente que no quiere llegar a conocerte, que no quiere tu novia, o tu amigo, o tu conocido y no quiere tomarse un café contigo por “el qué dirán” porque te ha visto, porque te ha escuchado y piensa que eres igual que la persona que sale en el programa. ¿Cuántos cafés no me habré tomado yo con gente, que se ha levantado y se ha ido asustada?

¿Nos estamos convirtiendo en un producto con el uso que se da a las redes sociales?
Sin duda alguna, nos hemos convertido todos y todas en putas de Internet. En el momento en que tienes Telegram, Instagram, … cualquier cosa que acabe en “am”, todos queremos mostrar, que nos vean, que nos opinen, y si una foto tuya tiene tres “me gustas” y la anterior tuvo cinco, te rayas porque una ha tenido cinco y la otra tres. Esto se ha convertido en un mercado de carne sin parangón.

¿Crees en el Karma?
Creo en el Karma en mi vida privada, me preocupa que si trato mal a un amigo o a alguien en el trabajo, quiero decir un compañero de trabajo, o no sé, a una pareja. Ahí Dios sí me castigará. Pero los derivados de mi programa los asumo. Y hay mucha gente que me dice a día de hoy, “¿Tú eres consciente de lo que dices en el programa?” Y la respuesta es “Sí, si no, no lo haría”

¿Qué nos espera del Salgado en el futuro, de aquí a diez años, por ejemplo?
Yo espero que no suceda nada, creo que la buena noticia sería, obviamente con sus cambios y sus evoluciones, pero la mejor noticia sería que dentro de diez años siguiera emitiéndose Emporio Salgado en el mismo dominio web y presentado por el mismo locutor, que se espera, la continuidad.

Compartir:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Ver más de Entrevistas

Deja un comentario