Saga: La torre oscura de Stephen King

Saga: La torre oscura de Stephen King

escrito por Raúl Calvo
(Literatura, 1/May/17)


Este artículo ha sido escrito pensando tanto en aquellos que han leído la saga de La Torre Oscura como en aquellos que no lo han hecho, pero sienten curiosidad por ella desde el anuncio de su adaptación cinematográfica. Si no la has leído, puedes leer este artículo sin miedo a spoilers o que te elimine el placer de descubrir este mundo. Si ya la has leído, puede que la simple información te resulte ya conocida (alguna está extraído de los prólogos e introducciones del propio Stephen King) pero espero que te resulte interesante la perspectiva sobre cada libro y siéntete libre de añadir tu propia opinión sobre ellos en los comentarios.

El pistolero

I El Pistolero (primera edición 1982)

El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él.

Con esta frase arranca la épica saga de La Torre Oscura. Y también su adaptación cinematográfica, ya que Stephen King insistió en que fuera así. La idea de escribir una gran saga de fantasía se le ocurrió a King tras leer El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien, aunque no estaba interesado en hacer el mismo tipo de fantasía que Tolkien. Otro elemento de inspiración fue ver a Clint Eastwood en El bueno, el feo y el malo. Y la última pieza fue el poema de Robert Browning “Childe Roland a la torre oscura llegó”. Y, así, en la primavera de 1970, King empezó a escribir en una resma de papel verde, misteriosamente aparecida mientras trabajaba en la biblioteca de la Universidad en que estudiaba, lo que finalmente sería la novela El pistolero.

La novela fue escrita a lo largo de doce años, cada sección que la conforma vio la luz cuando King se veía atascado en/inspirado por alguna de las novelas en que trabajaba. Publicada en 1982, El pistolero apareció cuando King iba camino de convertirse en el rey superventas del terror en los 80. Sin embargo, esta primera novela no fue de forma inmediata tan popular como las que la habían precedido o vinieron después.

Y no resulta extraño. Es una novela árida y seca al principio. Casi abstracta, presentando a este misterioso pistolero persiguiendo a un no menos misterioso hombre de negro a través de un desierto que parece interminable. Pero, sin embargo, poco a poco, a medida que va avanzando por este desierto y la novela va desvelando cada vez más detalles de este extraño mundo, el lector será recompensado con potentes escenas e imágenes. Especialmente cuando King mezcla fantasía, ciencia ficción, terror y espagueti western para crear el universo en que vive el pistolero Roland Deschain. Hay segmentos que se pueden leer escuchando de fondo la música que Ennio Morricone creó para “la trilogía del dólar” de Sergio Leone, mientras que otros tienen de banda sonora algo más propio de una película de terror.

Esta curiosa mezcla de géneros pasada por el tapiz de la imaginación de King es lo que le dan a esta saga una personalidad propia. A medida que fue avanzando, La Torre Oscura se convirtió en la columna vertebral del universo literario de King, en el que casi todas sus obras están interconectadas de alguna manera, como podéis ver en este mapa creado por James Van Fleet hace cuatro años:

Mapa de James Van Fleet

O contemplad este increíblemente detallado mapa del universo Stephen King, llevado a cabo por Gillian James:

Mapa de Stephen King Universe por TessieDesign

Sin embargo, cuando King escribió originalmente El pistolero, este universo estaba en construcción. Por eso, en el 2003, cuando King se embarcó en el tramo final de la saga, aparecieron nuevas ediciones de los cuatro primeros libros de la saga. Además de recuperar las fantásticas ilustraciones que adornaban los libros cuando se publicaron por primera vez en tapa dura (las ilustraciones no se incluyen en las ediciones de bolsillo, imágenes que adornan este artículo), se publicó también una edición revisada y ampliada de El pistolero, que elimina errores originados por el hecho de que King no sabía todavía como avanzaría la saga y añade diversas escenas. De este modo, la edición que podéis encontrar ahora de este primer volumen es más rica y completa que la versión que apareció por primera vez publicada, más en sintonía con el resto de la saga.

Las principales diferencias entre ambas versiones se encuentran en la parte final. En la primera versión, que Ediciones B publicó en 1992 con el título La hierba del diablo, no se encuentran ciertas líneas de diálogo claves que enlazan con lo que será el final de la saga y el tema de la salvación del alma del pistolero, así como algunos nombres que serían cambiados. En la nueva edición, sin embargo, no encontramos el epílogo en el que King comenta, entre otras cosas, que no tiene ni idea de cómo seguirá la saga, aunque se encuentra trabajando en el segundo volumen y cómo empezó a escribir la novela, de forma distinta al prólogo que ahora se puede leer en el libro (como el detalle del papel aparecido sin saber de dónde, o en que novela trabajaba cuando escribió alguna sección en particular de El pistolero).

Como ya he dicho, no es un libro fácil al principio, pero a los lectores y lectoras pacientes les aguardan oscuros tesoros.

La llega de los tres

II La llegada de los tres (primera edición 1987)

Cuando se publicó por primera vez La Torre Oscura II: La llegada de los tres en 1987 (originalmente publicada en España con el título de La invocación), Stephen King ya se había establecido como el rey del terror y un prodigio superventas. La popularidad que había ido logrando con Carrie, El misterio de Salem’s Lot y El resplandor, realmente explotó con The Stand (publicada originalmente con el título La danza de la muerte, la versión restaurada y ampliada se publicó con el título de Apocalipsis) y La zona muerta en 1978 y 1979, respectivamente. Así, King iniciaba la década de los 80 como consagrado autor superventas.

La publicación del segundo volumen de La Torre Oscura, ayudó a que el primer libro adquiriera una mayor difusión, debido a las reediciones de El pistolero que la acompañaron. Un segundo libro que es más accesible que el primero, manteniendo la mezcla de géneros.

Aquí es donde se empieza a formar el ka-tet de Roland, los compañeros que le seguirán en su viaje hacia la Torre (en la Alta Lengua, ka-tet significa, entre otras cosas, un grupo de personas unidas por un mismo destino). Estos compañeros son invocados a través de puertas que Roland encuentra a lo largo de una playa, lo que le da al libro cierta variedad, ya que cada invocación es distinta, en el sentido de que una se orienta más hacia la acción, por ejemplo, y otra es más psicológica. No ofrezco ninguna descripción de estos personajes porque el principal atractivo de esta novela es descubrirlos a medida que se va avanzando en la lectura. King tiene una gran habilidad para construir personajes interesantes con los que quieres vivir experiencias, de modo que, aunque no se avance en la historia principal, las aventuras y situaciones que implican la llegada de estos personajes hace que el libro resulte no solo más accesible, también muy entretenido.

Otra gran baza de la novela es, como ya he mencionado, la mezcla de géneros. King era principalmente conocido como autor de novelas de terror, pero ya entonces había ido publicando novelas que no encajaban en esa definición, como Apocalipsis y Los ojos del dragón. Por tanto, no es tanto que King se aparte del género en esta saga, sino que incorpora todos los géneros anteriormente tratados. Tenemos elementos propios del terror en el ataque de las langostruosidades (unas criaturas que Roland encuentra en la playa), la fantasía y ciencia ficción (los viajes a diferentes momentos temporales de nuestro mundo), el suspense, la acción… Toda una rica amalgama de situaciones que es lo que le aporta una personalidad propia a esta saga. En el caso de La llegada de los tres, ayuda también a conocer a los personajes y entender de dónde vienen y cómo son, por la situación en la que Roland los encuentra.

He dicho que la trama principal no avanza, pero sí que avanza otra: el peligro constante que corre Roland de convertirse en un monstruo debido a su obsesión en llegar a la Torre. El pistolero se cuestiona su derecho a invocar a estos acompañantes y qué significa que esté dispuesto a sacrificarlos por la Torre. Esta lucha interior marcará a Roland y la entenderemos mejor cuando conozcamos partes de su pasado en futuros libros.

Este libro es posiblemente el más ligero de la saga, aunque esencial ya que nos presenta a personajes clave de la historia.

Las tierras baldías

III Las tierras baldías (primera edición 1991)

Esta entrega de la saga es donde las cosas se ponen realmente interesantes. La mitad del libro, aproximadamente, consiste en contar cómo se completa el ka-tet de Roland, mientras empezamos a explorar el mundo del pistolero. Esta exploración continua durante la segunda mitad, con todos los compañeros de Roland ya presentes.

El primer libro transcurre en el desierto, el segundo (los fragmentos que no son en nuestro mundo) transcurre en lo que parece una playa sin fin. En este tercer libro por fin conocemos más del mundo de Roland, no solo los paisajes, también sus mitos, sus gentes… Es aquí donde empieza verdaderamente nuestra travesía hacia la Torre Oscura. En este sentido, resulta un libro mucho más rico, especialmente a medida que el ka-tet va avanzando y se enfrenta a villanos memorables.

Esto hace que sea un libro más interesante que el segundo y, también, que se lea bastante rápido. Curiosamente, King menciona en una nota al final que cada vez le cuesta más volver al mundo de Roland, aunque nadie lo diría tras la experiencia que ofrece en este tercer volumen. Por supuesto, si no se han leído los anteriores pierde bastante atractivo y, al contrario de lo que sucedía con los dos primeros, realmente tienes que leerlo dentro del contexto de la saga para disfrutarlo al máximo.

La saga de la Torre Oscura, cuando originalmente se publicó este libro en 1991, no gozaba de la popularidad que tiene hoy día. Pero, en la actualidad, esta saga es lo suficientemente popular como para que su mundo contamine el nuestro: en 2016 se publicó Charlie the Choo Choo, escrito por la misteriosa Beryl Evans. Este libro tiene una gran importancia en Las tierras baldías y apareció en nuestro mundo por sorpresa.

Mago y cristal

IV Mago y cristal (primera edición 1997)

Cuando leí por primera vez el cuarto volumen de la saga de La Torre Oscura, he de confesar que no lo disfruté tanto como los anteriores. Estamos hablando de finales de los 90, cuando ediciones B publicó este libro como La Torre Oscura IV: La bola de cristal. El peso de esta primera impresión es responsable de que solo leyera este libro una vez, al contrario que los tres anteriores que, teniendo en cuenta la lectura para este artículo, he leído unas cuatro veces cada uno.

Este hecho ha tenido su lado positivo, ya que cuando me hice con la nueva edición ilustrada de Plaza y Janés, que recupera el título original de Mago y cristal, lo hice para que no desentonara con el resto de volúmenes, así que la lectura que he hecho para este artículo ha sido como si fuera la primera. Por ello he podido apreciar bajo una nueva perspectiva esta novela y disfrutarla mucho más que mi yo adolescente.

Esta novela se centra en el pasado de Roland, explica el nacimiento de su obsesión por la Torre Oscura y su gran amor de juventud, en una trama que ya se insinuaba en El pistolero. Así, tras superar los eventos de Las tierras baldías, el ka-tet se detiene y a lo largo de una larga y extraña noche, Roland le cuenta a sus acompañantes la historia que ocupa el grueso de esta larga novela.

El hecho de centrarse en el pasado del pistolero y su amor adolescente hizo que esta fuera una novela especialmente complicada de escribir para Stephen King. No solo le estaba costando cada vez más entrar en el mundo de Roland, también le preocupaba no poder retratar de forma creíble el amor entre jóvenes, ya que él hacía tiempo que había dejado atrás esta época.

Unas preocupaciones que parecen infundadas, ya que este weird western (“todas las historias que cuenta Roland son westerns” dice uno de los personajes) resulta interesante no solo por la complicada trama cargada de tragedia y sangre, sino también por lo que sabemos del Roland adulto. Por ello, a pesar de su extensión (solo el épico último volumen de la saga lo supera) su lectura resulta apasionante si eres un fanático de la Torre Oscura.

Además, está claro que, aunque le costó escribir esta novela, el mundo de la Torre Oscura se encuentra muy presente en la obra de King, empezando a aparecer abundantes referencias a este universo en las novelas escritas entre los volúmenes III y IV (ver mapa), además de las que ya aparecían en los libros de la Torre Oscura hacia el resto de la obra de King y obras de otros autores. En Mago y cristal, por ejemplo, al inicio los protagonistas llegan a una ciudad que ha sido arrasada por el Capitán Trotamundos.

No podemos olvidar tampoco que esta novela es la base principal sobre la que se basó la serie de cómic La Torre Oscura, que se empezó a publicar en 2007. Con guiones a cargo de Robin Furth y Peter David, después de adaptar los eventos que se mencionan aquí y en El pistolero, la serie pasaría a expandir referencias y menciones que se hacen en el resto de la saga. Cuando terminó con la juventud de Roland, se empezaron a adaptar al cómic historias de El pistolero. En España se han editado dos integrales por parte de Random House Mondadori, La Torre Oscura. La canción de Roland y La Torre Oscura. El pistolero (en Estados Unidos se han editado más series). Es una interesante adición si eres fan de la serie, pero tampoco cuenta nada que afecte a lo escrito por King.

El viento por la cerradura (Una novela de la Torre Oscura)

El viento por la cerradura (Una novela de la Torre Oscura) (primera edición 2012)

Esta novela se publicó ocho años después de que se publicara el último volumen que componía originalmente la saga. La razón por la que he decidido colocarlo aquí es que cronológicamente transcurre entre los volúmenes IV y V. De hecho, Stephen King considera esta novela como el volumen 4.5. Aunque se puede leer de forma independiente, se aprecia mejor tras haber leído Mago y cristal, ya que El viento por la cerradura se inicia un poco más tarde del final del volumen IV.

La estructura de esta novela, además, también se parece bastante a la de Mago y cristal. Se inicia con el ka-tet de Roland siguiendo su camino al poco tiempo de lo que sucede al final del volumen IV, cuando nuestros protagonistas necesitan encontrar refugio para sobrevivir a una terrible tormenta (starkblast en inglés, creo que en la edición en castellano se denomina simplemente “tormenta”). Mientras esperan que pase la tormenta, Roland cuenta otro episodio de su juventud, la primera historia dentro de la historia. A su vez, dentro de esta segunda historia, el joven Roland cuenta una tercera historia, que es la que da título a la novela.

El grueso de la novela lo ocupa El viento por la cerradura, una especie de cuento de hadas oscuro situado dentro del peculiar mundo en que vive Roland. A pesar de recurrir a arquetipos y a elementos propios de los cuentos de hadas, el tono y el estilo no desentona con el de la Torre Oscura en general. Además, no son simples historias unidas por un recurso narrativo, las tres tienen elementos en común temáticos que le dan unidad al conjunto. Y aunque King explique en el prólogo que se puede leer de forma independiente y disfrutar aunque no se hayan leído los anteriores libros, en este libro se cierran algunos “hilos psicológicos” planteados en Mago y cristal.

Por otro lado, a título personal, he decir que disfruté especialmente con esta aventura del joven Roland, ya que en su desarrollo me recordó al de la novela breve El ciclo del hombre lobo. No tiene relación con que la Torre Oscura es la columna vertebral de la obra de King y las conexiones con toda su obra (el “Kingverso”, podríamos decir), sino con la manera de enfocar dos historias más o menos parecidas. En El ciclo, un pueblo empieza a sufrir los ataques de un hombre lobo cuya identidad es un misterio que investiga el protagonista. En El viento por la cerradura, el joven Roland debe investigar los ataques de un “Hombre-Piel” en un pequeño pueblo, siendo la identidad de esta criatura otro misterio que han de desentrañar los protagonistas.

Las hermanitas de Eluria (publicado por primera vez en 1998)
Las hermanitas de Eluria es un relato que cuenta una aventura de Roland cuando este lleva ya un tiempo persiguiendo al hombre de negro. Apareció por primera vez en la antología Legends editada por Robert Silverberg. Más tarde, Stephen King lo incluyó en su antología de 2002 Todo es eventual.

Esta aventura de Roland es realmente independiente, no hace falta haber leído ningún libro de la saga para disfrutarla. Arranca con la llegada del pistolero a un pueblo misteriosamente vacío, donde se enfrentará a amenazas familiares y otras completamente nuevas.

Cronológicamente transcurre antes de los eventos narrados en El pistolero, así que a lo mejor os preguntáis por qué no lo he puesto al principio, igual que he situado El viento por la cerradura según su orden cronológico y no de publicación. Simplemente, no me parecía correcto iniciar este recorrido con este cuento. Este relato fue luego adaptado al cómic en la serie publicada en España por Random House Mondadori.

Insomnia (primera edición 1994)/Corazones en la Atlántida (primera edición 1999)

Antes de adentrarse en el tramo final de la saga, he pensado que sería interesante mencionar brevemente dos novelas que, aunque no estaba seguro de que fuera necesario incluir en este artículo sobre la Torre Oscura, es posible que si sois tan obsesivamente completistas como yo, sí que os parezca necesario.

Como ya he repetido hasta el aburrimiento, diversas novelas de Stephen King contienen referencias a la Torre Oscura, como El retrato de Rose Madder. Lo que hace diferente el caso de estas dos novelas es el papel que juegan en el volumen VII de la saga La Torre Oscura. Corazones en la Atlántida es una novela formada por cinco relatos conectados entre sí, en el primero de los cuales, Hampones con chaquetas amarillas, se introduce a Ted Brautigan. Este personaje luego tendrá un papel en La Torre Oscura VII bastante significativo, ampliando su historia. Su lectura no es obligatoria, igual que con Las hermanitas de Eluria, no es que si no lo leéis no entenderéis el séptimo volumen de la saga. Pero si queréis saber de dónde sale este personaje que ayuda al ka-tet de Roland, leer Corazones en la Atlántida os lo dirá.

El caso de Insomnia, es algo distinto. Las menciones que se hacen a la Torre Oscura son más significativas de las que aparecen en otras novelas, y el villano Rey Carmesí tiene un papel significativo. Además, esta novela, y quiero decir literalmente “novela”, tiene también un rol en el séptimo libro de la saga.

Lobos del calla

V Lobos del Calla (primera edición 2003)

El 19 de junio de 1999 la Torre Oscura se tambaleó y estuvo a punto de caer. Ese día, mientras paseaba, Stephen King fue atropellado accidentalmente y sufrió graves heridas. Por suerte, King se recuperó, aunque el accidente y sus consecuencias estuvieron muy presentes en su ficción, incluso en Kingdom Hospital (2004), el remake americano de la serie original de Lars Von Traer de la que King se encargó de los guiones.

Este accidente marcó a King y, según cuenta en los prólogos en las nuevas ediciones de los cuatro primeros volúmenes, el miedo a morir dejando la saga de la Torre Oscura incompleta hizo que se lanzara a trabajar en los tres (entonces) últimos volúmenes. Desde un principio había planeado siete libros, pero después del tercero tenía problemas para continuar las aventuras del ka-tet de Roland, no tenía ni idea de cómo continuar tras el cuarto libro publicado. Sin embargo, la determinación adquirida tras el accidente hizo que estos tres últimos libros aparecieran publicados seguidos, VI y VII incluso se publicaron el mismo año. Comparad eso con los entre cinco y seis años transcurridos entre las publicaciones de los primeros libros de la serie. Además, a partir de este volumen los números 19, 99 y 1999 adquieren una gran importancia.

La Torre Oscura V: Lobos del Calla muestra sus intenciones desde el principio, con una cita de Steve McQueen en Los siete magníficos. La trama principal de la saga es un homenaje a la trama clásica de los mercenarios ayudando a un pueblo agricultor, iniciada por Akira Kurosawa. Y no son los únicos guiños/homenajes presentes, ya que se hacen diversas alusiones a hitos de la cultura popular de manera mucho más explícita que en anteriores libros de la serie, mientras las alusiones al universo Stephen King entran en terreno metalingüístico, algo explorado en mayor grado en las siguientes novelas.

No es esta la única trama del libro, claro. La principal relacionada con la búsqueda de la Torre Oscura continúa, con la aparición de unos personajes que resultarán familiares a los que hayan leído Corazones en la Atlántida. Además, cobra importancia una subtrama iniciada en Las tierras baldías.

Parece mucho para un solo libro, lo que explica sus casi 800 páginas (en la edición en tapa dura de Plaza y Janés), pero, como siempre, King se las arregla para que su lectura resulte adictiva y se vea uno atrapado en la historia, cuando cada vez se le complican más las cosas al ka-tet pero, en especial, a Roland. Casi sufren tanto como los protagonistas de la serie Los 100, que ya es decir.

Además, este volumen cuenta con las ilustraciones del lamentablemente desaparecido Bernie Wrightson. Era uno de mis ilustradores favoritos y también ilustró las novelas de King El ciclo del hombre lobo y Apocalipsis.

En definitiva, una novela absorbente que nos mete de lleno en el tramo final de esta saga.

Canción de Susannah

VI Canción de Susannah (primera edición 2004)

Este penúltimo volumen, sin contar El viento por la cerradura, tiene al aire de una novela de transición. Parece que su único objetivo es prepararnos para la épica La Torre Oscura. Se inicia justo al final de Lobos del Calla y continúa la acción desde ese punto sin darle un respiro al lector.

Teniendo en cuenta la media de cada novela de esta serie, este es un libro relativamente corto. Adquiere protagonismo una subtrama que se inició en Las tierras baldías, pero que no empezó a adquirir importancia hasta Lobos del Calla y lo conecta con la trama principal: llegar a la Torre Oscura, que separa al ka-tet y lo envía en distintas misiones.

Como ya he dicho, es un libro que es todo acción-acción-acción, con el ka-tet luchando por mantenerse con vida y lograr que el universo no se colapse. Sin embargo, es posible que este libro resulte más llamativo por la inclusión de un personaje que ofrece una nueva perspectiva sobre la importancia de la Torre Oscura.

La novela, obviamente, también sirve de prólogo al séptimo libro, situando a los personajes de ambos bandos en sus puestos de salida. Es el que hace más evidente que la saga entera es toda una masiva novela, ya que sin los libros que la preceden y continúan, esta novela resultaría incomprensible.

Por cierto, a los y las Lectores Constantes, que frunzan el ceño al llegar a las últimas páginas, me gustaría recordarles que, originalmente, Ediciones B publicó los cuatro primeros libros de la serie con los subtítulos: La hierba del diablo, La invocación, Las tierras baldías y La bola de cristal. Más tarde, coincidiendo con la publicación de los libros V, VI y VII, Plaza y Janés los reeditó en tapa dura recuperando los títulos originales con que se habían publicado en Estados Unidos.

La Torre Oscura

VII La Torre Oscura (primera edición 2004)

Por fin, tras décadas de trabajo, se publicó el que, entonces, era el último libro de la saga, el que completaba la historia y nos llevaba hasta la mítica Torre Oscura.

Como no podía ser de otra manera, esta es una novela épica, casi mil páginas, profusamente ilustrada en su edición de tapa dura, que incluye el poema de Robert Browning que inspiró toda la saga a Stephen King como apéndice. Su primera mitad es muy trepidante, con Roland y su ka-tet metidos en complicadas situaciones. Debido a los lazos establecidos con los personajes a lo largo de varias novelas (y muchos años, para algunos), algunas secciones de la novela en esta parte pueden ser realmente brutales. Lo que explica que su segunda mitad (aunque no es que el libro esté dividido así) resulta tensa en el sentido de que ya estamos casi al final del viaje y hay cierta impaciencia por llegar al destino, pero también está cargada de melancolía precisamente por llegar al destino. Tanto para los personajes de la novela como para el lector ya que, realmente, estamos llegando al final del camino y, después de tantos años con ellos, sabes que te vas a tener que despedir de estos personajes, por lo menos hasta la próxima vez que vuelvas a ponerte en camino abriendo de nuevo los libros de la saga.

Y hablando de finales. Durante todo este artículo me he esforzado al máximo para que aquellos que no hayan leído ningún libro de la serie se encuentren todas las sorpresas intactas en sus páginas. Para que los descubran de la misma manera que los descubrí yo. Pero no puedo evitar discutir brevemente el final de la novela y qué creo que significa, de modo que ruego a todos aquellos que no la hayan leído que se salten este párrafo. Vamos, aquí no hay nada para vosotros, esto es solo para los que ya saben cómo acaba. Muy bien, si los que no deben leer esto están ocupados en el siguiente párrafo, me gustaría compartir con los que queden que creo que el final para mí es perfecto y encaja perfectamente no solo con la saga sino con el universo King. En su obra, la batalla entre la luz y la oscuridad es constante, un eterno ciclo que se repite de forma constante. Roland pasando la última puerta para encontrarse de nuevo en el desierto persiguiendo al hombre de negro, es paralelo al hombre de negro muriendo y renaciendo en Apocalipsis. Pero en el caso de la Torre Oscura, Roland, escogido protector eterno de la Torre, debe realizar este viaje constante no solo para evitar que la Torre caiga, también para que su alma progresivamente se vaya humanizando. El detalle de que lleve el cuerno de Eld significa para mí que cada vez que hace este viaje, las experiencias que vive le cambian para mejor. Por tanto no es que se encuentre en un loop eterno sin solución, sino que cada giro cuenta.

Una vez finalizada la saga, su popularidad fue aumentando enormemente. Además de los ya mencionados cómics, también se empezó a preparar su adaptación cinematográfica. Un proceso muy largo, con diversas encarnaciones. En una de ellas, Ron Howard iba a dirigir una serie de películas intercaladas con series de televisión en el que adaptaría la saga con Javier Bardem interpretando a Roland. En agosto de 2017 por fin se estrenará en nuestro país La Torre Oscura (The Dark Tower, Nicolaj Arcel, 2017), con Idris Elba como Roland y Matthew McConaughey como el hombre oscuro, que iniciará la traslación a la pantalla de esta saga. Aunque debo advertiros que no se trata de una adaptación literal de los libros, sino que más bien es una especie de secuela (cuando hayáis leído las novelas lo entenderéis), maniobra que les permite coger elementos de las novelas, pero sin tener que ser esclavos del texto. Lo cual puede ser muy bueno o muy malo, dependiendo de qué decidan coger y cómo trasladarlo a la pantalla.

La saga de La Torre Oscura es posiblemente una de las más ambiciosas de la literatura, no tanto por su amplitud en números de páginas como por su amplitud de temas. Mezclando diferentes géneros y estilos, es una saga que trata sobre el poder de las historias, el poder de la literatura. Es también el centro alrededor del cual gira toda la obra de King, que tras terminarla sentía que ya había contado todo lo que tenía que contar. Esto quizá explica que las novelas publicadas después de La Torre Oscura fuesen bastante flojas si las comparamos con su obra anterior. Para mí no empieza a recuperar el pulso hasta que publica Después del anochecer en 2008. A partir de aquí sus novelas recuperan el brío anterior y renace el interés por llevar la obra de King al cine y la televisión, con diversos proyectos que ahora mismo están en producción o a punto de estrenarse como la ya mencionada La Torre Oscura, la nueva adaptación de It, el próximo estreno en Netflix de una adaptación de El juego de Gerald protagonizada por Carla Gugino y series de televisión como la basada en La Niebla y la antológica Castle Rock.

En definitiva, espero que tengáis mucho tiempo libre si en vez de leer la saga habéis estado leyendo esto. No lo dudéis y empezad ya vuestra búsqueda de la Torre Oscura. El camino es largo y lleno de peligros, pero la recompensa final lo vale.

Compartir:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Ver más de Literatura

Deja un comentario