El árbol de la vida

El árbol de la vida

escrito por Mckeyhan
(Cine, 16/Sep/11)


Terrence Malick continua con su trayectoria cinematográfica basada en ampliar el marco narrativo.

– Sinopsis Oficial (página oficial de la película):

El árbol de la vida(The tree of life) busca respuestas a las preguntas más inquietantes, personales y humanas; a través de un caleidoscopio de lo íntimo y lo cósmico, que va de las emociones más descarnadas de una familia de un pequeño pueblo de Texas a los límites infinitos del espacio y del tiempo, de la pérdida de la inocencia de un niño a los encuentros transformadores de un hombre; y lo hace con sobrecogimiento, asombro y trascendencia a través de una historia impresionista de una familia del medio-Oeste americano en los años cincuenta, que sigue el transcurso vital del hijo mayor, Jack, a través de la inocencia de la infancia hasta la desilusión de sus años de madurez, en su intento de reconciliar la complicada relación con su padre (Brad Pitt). Jack (como adulto, interpretado por Sean Penn) se siente como un alma perdida en el mundo moderno, en busca de respuestas sobre el origen y significado de la vida, a la vez que cuestiona la existencia de la fe. A través de la imaginería singular de Malick, vemos cómo, al mismo tiempo naturaleza bruta y gracia espiritual construyen no solo nuestras vidas como individuos y familias, sino toda vida existente.”

Brad Pitt (el Sr. O´Brien) es un padre que quiere impartir una educación completa a sus tres hijos, prepararles para las vicisitudes de la vida moderna (moderna en los años 60 americanos) y Jessica Chastain la madre “sólo” les da amor, esto lleva a la familia a vivir diferentes momentos y situaciones, o sea, sencillamente como la vida misma, una historia de una familia.

Paralelamente a esta historia está el Malick menos narrativo y más contemplativo para poner a sus personajes en un marco espacio-temporal universal respecto a sus dudas e inquietudes morales incluyendo a uno de los tres hijos (Sean Penn) en la actualidad, reflexionando sobre la vida y recordando el pasado con su familia.

Mucho preciosismo audiovisual, tanto que puede dar la sensación de poca realidad real, las interpretaciones son muy buenas pero todas ellas son superadas irremediablemente por un sólo instante de autenticidad real, un auténtico momento memorable entre un niño pequeño (uno de los hijos) que descubre a su nuevo hermano recién nacido, el cine al servicio de lo auténtico. Cosas que no me gustan en lo que a realización y montaje atañe son ciertos puntuales cortes en la acción de un personaje para volver al mismo tipo de plano, un corte injustificado a nivel narrativo, entiendo que recortando acción o fallos de los actores, esos “fallitos” (quizás solo es posmodernismo) que tanto me hacen saltar de la butaca.

Terrence Malick se mueve en su delgada roja cinematográfica y se debate entre la pedantería y la sensiblería épica emotivo universal para llegar a simplificar todo el material de la narración al “Love & Respect for everyone”.

Prefiero decantarme por lo segundo, es cine no comercial por toda esa parte contemplativa y de inquietud moral -humana mamífera- universal, el conjunto es un producto diferente a la estructura general imperante, un poco de sano cine marciano y eso merece todo mi más sincero respeto. Y mi más rotunda envidia ¿sana? hacia este director Terrence Malick todopoderoso

Su estreno en las salas españolas es el 16 de Septiembre.

© Imagen: Tripictures Spain
Compartir:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Ver más de Cine

Deja un comentario