Predator

Predator

escrito por Raúl Calvo
(Cine, 11/Sep/18)


Los Yautja, que es como conocen a los Depredadores los fans de la saga, regresan a las pantallas de cine de todo el mundo, de las que se encontraban ausentes desde el estreno de Predators (Nimród Antal, 2010). Lo hacen de la mano del gran Shane Black, que muchos recordarán interpretó a Hawkins en Depredador (Predator, John McTiernan, 1987), con Predator (The Predator, 2018).

Un Depredador se estrella en la Tierra. El accidente es presenciado por Quinn McKenna (Boyd Holbrook), un francotirador del ejército en una misión. Quinn se convierte en el objetivo de una agencia secreta que se encarga de estudiar las visitas de estos cazadores extraterrestres y, para evitar que lo hagan desaparecer, envía pruebas de la presencia de los extraterrestres a su familia. Su hijo Rory (Jacob Tremblay) encuentra el paquete y logra activar los artefactos, lo que provoca que se convierta en objetivo de los Depredadores y de la agencia secreta.

Fotograma de Predator

Cuarta entrega de la saga, Predator incorpora mitología y alusiones a las previas entregas, como que Jake Busey interpreta al hijo del personaje que su padre Gary Busey interpretó en Depredador 2 (Predator 2, Stephen Hopkins, 1990) (aunque no hay ninguna alusión explícita a la tercera, porque no transcurre en la Tierra, sí incorpora criaturas y elementos de ese film), pero se puede disfrutar de forma independiente. Y hay mucho que disfrutar.

Además de la mezcla de ciencia-ficción y cine de acción presente en las anteriores películas, Shane Black incorpora toques de comedia mediante diálogos ingeniosos. Black coescribió el guion junto a Fred Dekker, responsables ambos de la joya de culto Una pandilla alucinante (The Monster Squad, Fred Dekker, 1987). En ambas películas se nota la habilidad de la pareja para crear un grupo de personajes interesantes con una clara dinámica de ídem. En Predator se trata de un grupo de soldados que se encuentran apartados del servicio por motivos psiquiátricos. Las relaciones y la naturaleza de los personajes quedan establecidas mediante sus acciones y los diálogos, sabiendo el espectador quiénes son sin necesidad de detener la acción para desarrollarlos, porque están en continuo desarrollo. Lo cual es importante para que al espectador le importe lo que les suceda en su enfrentamiento a los Depredadores. El trabajo de los actores, como Keegan-Michael Key (Don’t Think Twice), Olivia Munn y Thomas Jane, contribuye a que el trabajo de Black brille.

Fotograma 2 de Predator

Además de ser muy divertido y sangriento (disfrutadlo, porque con la compra de Fox por parte de Disney no sé si veremos algo igual en el futuro), Predator está cargado de acción y tensión desde el primer momento. Sin embargo, no produce cansancio y el ritmo se mantiene constante, resultando entretenida incluso para quién no haya visto ninguna entrega de la franquicia con anterioridad.

Siendo honesto, soy muy fan de Shane Black y de la franquicia Depredador, así que esta película parece que fue hecha para mí. Y si bien debido a esto mi entusiasmo por el film tal vez sea algo exagerado, pero, independientemente de esto, creo que Predator es 100 minutos de pura diversión, adrenalina y entretenimiento. Y creo que quienes vayan a verla opinarán lo mismo.


poster de Predator
Predator
Desde los confines del espacio hasta las calles de los suburbios de pequeñas ciudades, llega la reinvención explosiva de Shane Black de la serie Predator. Ahora, los cazadores más letales del universo son más fuertes, más inteligentes y más mortales que nunca. Además se han mejorado genéticamente con ADN de otras especies. Cuando un niño accidentalmente desencadena su regreso a la Tierra, solo un grupo de ex soldados y un profesor de ciencias descontento pueden evitar el fin de la raza humana.
Director: Shane Black
Reparto principal: Olivia Munn, Boyd Holbrook, Keegan-Michael Key, Thomas Jane

© Imágenes: 20th Century Fox
Ver más de Cine

Deja un comentario