Seth | Underbrain Mgz
Seth

Seth

escrito por Bouman
(Entrevistas, 5/Jun/19)


Autor de obras tan magníficas como La vida es buena si no te rindes o Ventiladores Clyde, el dibujante de cómics que parece venir de los años 30-50 americanos por su forma de vestir, pero también lo es por su forma de vivir. Seth (Clinton, Canadá, 1962) no tiene móvil, ni redes sociales, reacio a las «nuevas tecnologías», él vive en ese mundo de sueños por cumplir y retrata este mundo meláncolico pero sin ápice de nostalgia por las cosas mecánicas en sus obras, donde a menudo es el ambiente y los sentimientos el motor de la lectura.

Seth ha visitado España por primera vez con motivo del lanzamiento de Ventiladores Clyde (Salamandra graphic), una gira que le ha llevado por varias ciudades y en su última parada tocaba la librería La Central del Raval en Barcelona, momento en el que he tenido la oportunidad de entrevistarle en persona y descubrir el origen de su seudónimo, su primer trabajo profesional como autor de cómics, la repercusión de los premios o cómo se trabaja una obra tan larga, entre otros.

¿Cómo surge tu seudónimo Seth y porqué prefirió usar este en vez de tu verdadero nombre para firmar tus trabajos?
Sí, a menudo me preguntan por qué uso un nombre falso pero desafortunadamente la respuesta no es realmente muy buena, sobre todo porque es sólo una locura de mi juventud. Cuando tenía 21 años o 20 años o algo así me mudé de un pequeño pueblo a una gran ciudad y, creo que como a tanta gente le gustaría hacer cuando se mueven a la gran ciudad, quise reinventarme a mí mismo. Así que en ese momento yo era un pequeño punk rocker con pelo de punta, cuero negro y estaba buscando un tipo de un nombre pretencioso y aterrador para mí y alguien me sugirió que Seth era el dios egipcio de la muerte y pensé que sonaba muy punkarra por lo que lo escogí y luego pasé por un año obligando a todos que me llamaran Seth, incluyendo a mi madre. Mi nombre real es Gregory Gallant, que es un nombre muy bonito pero no me gustó entonces, me gusta ahora y muchas veces deseo que ese fuera mi nombre actual, pero he pasado tantos años obligando a la gente que me llamara así que ahora es mi nombre por lo no hay vuelta atrás.

¿Cuál fue y cómo recuerdas tu primera publicación profesional? ¿Cómo surgió la publicación Palookaville?
Bueno, mi primera publicación oficial fue un cómic en el que trabajé en la década de 1980 llamado Mister X, era una especie de cómic de ciencia ficción que era como futurista de estilo retro así que fue sobre una especie de mundo futuro muy de 1930. No escribí este cómic, en realidad fui el dibujante después de los hermanos Hernández, de California. Era muy joven e inexperto y aquellos cómics que hice después de ellos eran muy malos. No estaban bien dibujados pero fue una experiencia de aprendizaje muy importante para mí en los que trabajé un par de años. Y mientras trabajaba en ello se volvió muy obvio para mí que no era el tipo de cómic que quería hacer, pero también comencé a tomar conciencia del tipo de trabajo que quería hacer, que era más personal y supe que no podía hacer ambas cosas al mismo tiempo. No podía hacer un cómic propio y esta situación llegó a hervir y dependiendo de si hablas conmigo o con el editor, o renuncié yo o él me despidió, creo que renuncié, pero después de eso fue cuando decidí que iba a hacer mi propio libro y entonces es cuando llegó Palookaville. Estaba trabajando en eso justo en el momento en que el otro cómic terminó cuando conocí a Chris Oliveros que es quien estaba llevando «Drawn and Quarterly Publications», se interesó y desde entonces básicamente he estado con mi trabajo, realizando mi propio trabajo.

Entrevistando a Seth en la librería La Central del Raval

Imaginaste el éxito que tuvo La vida es buena si no te rindes tras su publicación, ¿los premios te ayudaron de alguna forma o fue más una motivación para seguir dibujando / haciendo cómics?
Sí, no creo que los premios me hayan importado mucho porque el mundo de los cómics era muy pequeño, se ha mejorado mucho desde entonces, quiero decir que siempre es bueno ganar un premio y en cierto sentido, la atención del público es muy buena. Te ayuda a hacer el trabajo, pero creo que la verdad es que lo haría especialmente si estuvieras ganando un premio con cien mil dólares y salieses en la televisión pero por entonces era un mundo muy pequeño el de los cómics. Me refiero a que estaba agradecido de ganar un premio o los premios, era bonito, pero la verdad es que todavía estaba sentado solo en el estudio trabajando, en ese mundo de cómics (en los años 80 y 90) era una subcultura muy pequeña y no parecía muy interesante. Es probable que algún tipo de gran éxito llegara de alguna manera, por lo que cualquier atención hacia ti fue, por supuesto, muy gratificante.

Nunca hubiera esperado obtener una reseña en un periódico, por ejemplo, ya que la única vía de recibir una reseña podría haber sido en el Comics Journal, que es una publicación de Estados Unidos, y si obtienes una reseña es un gran logro. Así que es cierto que estas cosas lo alentaron, pero la verdad era que estaba muy consciente de que estaba trabajando para una audiencia muy pequeña y, sobre todo, que estaba trabajando para mí mismo y con ese tipo de público. Como artista, lo que más importa es lo que estabas haciendo en casa, en el estudio, porque sabías que lo que tenías, depende totalmente de ti, había muy poco dinero y muy poca atención, así que lo importante era lo que realmente quieres hacer en el trabajo y creo que, en última instancia, eso es lo que me mantuvo en marcha hasta este período en que la novela gráfica se ha vuelto bastante exitosa, ya que algunos fueron cambios que no vi venir. Ahora las cosas son muy diferentes.

Ventiladores Clyde lo comenzaste cuando tenías unos 30 años y lo acabas con 50, ¿pensaste en algún momento en abandonar la historia para arrancar otra más corta?
Nunca pensé en abandonarlo, pero ciertamente me preocupaba que pudiera abandonarlo cada vez que trabajaba en él. Estaba perfectamente satisfecho de hacerlo, pero tenía miedo de dos cosas, que temía que moriría antes de acabarlo, porque tomé 20 años y me duele que podría haber sido 30 años y la otra cosa que me preocupó fue que, a pesar de que estaba comprometido a terminarlo, y generalmente termino cualquier cosa en la que trabajo, siempre tienes miedo de que puedas hacerlo. Podría en algún momento decir: Oh, olvídalo, pero cada vez que vuelvo a trabajar en él y no es que lo hiciera todos los días durante 20 años, trabajé en él como una vez al año, por un par de meses y cada vez que volví, sentí una revitalización de interés, así que con cada sección que terminé me sentí satisfecho y pensé que estaba ansioso por terminarlo pero se prolongó una y otra vez, y cuando finalmente lo acabé sentí la sensación de gratificación, pero sobre todo me sentí agradecido de haber terminado y que nunca lo volvería a pensar.

¿Cuál crees que ha sido la clave del éxito para que una obra tan extensa sea tan redonda y sin que se note mucho el paso de los años en su elaboración, ahora que vemos Ventiladores Clyde» en un solo volumen?
Bueno, si hay algún tipo de secreto en mi mente, por ejemplo, cómo mantener un proyecto largo como ese… sería simplemente que no te preocupes por el hecho de que no puedes mantener las cosas coherentes, no puedes trabajar en un proyecto veinte años y esperar que la página 1 y la página 450, o los que sea, se vean iguales, van a ser bastante diferentes y debes reconocer ese hecho y debes aceptar que el trabajo puede continuar con una lógica interna. Eso estará perfectamente bien incluso con ese montón de cambios, quiero decir que tenía una especie de fe en que, aunque abro el libro y es muy obvio para mí, como cuando estaba trabajando en él, ver esto es viejo y esto es nuevo pero cuando alguien esté leyendo el libro comenzando desde la página uno y lleguen al final, es posible que no se hayan dado cuenta de cuánto cambio hay porque cambia a lo largo del libro.

Un par de personas me dijeron que eso es verdad y dijeron que no se dieron cuenta de cuánto había cambiado hasta que llegaron al final y luego miraron hacia atrás y reconocieron «oh, la el dibujo se ve muy diferente», pero más allá de eso, lo más importante que me permitió trabajar en él fue que mi propia manera de contar una historia también cambió y la forma en que se estructuró «Ventiladores Clyde», en cinco secciones diferentes, permitió que cada una de las secciones ser separados y diferentes entre sí, y eso significaba que no tenían que ser tan consistentes, esta forma era algo planeado, por supuesto, pero al final resultó ser una especie de gracia salvadora.

Seth durante la presentación en la librería La Central del Raval

El cómic fue siempre un medio supuestamente infantil o marginal para los adultos que ha sabido adaptarse con los años a un público más abierto. ¿Qué te hace sentir poder seguir siendo dibujante de cómics hoy en día después de tanto tiempo?
No parecía probable que en mi vida alguien tomara esto tan seriamente como una forma de arte. Sabía que quería hacerlo. No iba a irme y convertirme en un pintor o escultor. O incluso aunque fuese obvio que no iba a ganarme la vida con esto, pero creo que como Chester Brown, Dan Clowes,… todos sabíamos que no nos ganaríamos la vida con esto, así que tenía que encontrar otras maneras de hacerlo, pero realmente no lo hice. Esperé que surgiese algo bueno de esto, excepto el trabajo.

Ahora, muchos años después, a medida que las cosas han cambiado y, sorprendentemente, la novela gráfica se ha considerado una forma de arte aceptado. Ahora, no encontraría a ningún estudiante joven en la escuela de arte que no considerara esta una posibilidad. Creo que lo más importante que me sorprende es encontrarme en esta posición en la que me complace que pueda ser un artista serio haciendo cómics, pero que nunca se derrumbó lo suficiente como para dejar de hacerlo. Alrededor del año 2000 puedo recordar que se veía muy mal para las editoriales de cómics norteamericanas, y de los editores, que estaban empezando a entrar en el negocio. Me refiero a que, para empezar, no estábamos ganando dinero, pero de repente ni siquiera íbamos a tener un editor. Pero luego algo cambió. Todavía no estoy completamente seguro de qué fue lo que cambió alrededor del año 2000, pero fue entonces cuando la novela gráfica comenzó a llamar la atención en la cultura general y ahora, diez años después, en Canadá, por ejemplo, «Drawn and Quarterly» que era una editorial extremadamente pequeña ahora es como una de las editoriales más respetadas en nuestro país y este es el tipo de sorpresa que no vi venir, pero por supuesto que estoy muy agradecido.

Más fotografías en nuestra publicación en instagram.com/underbrain.

Si te has quedado con ganas de más, también entrevisté a Seth para Aux Magazine donde ahondo en su amistad con Joe Matt y Chester Brown, sobre su narrativa peculiar y más.

Ver más de Entrevistas