Conquista de lo inútil | Underbrain Mgz
Conquista de lo inútil

Conquista de lo inútil

escrito por Mckeyhan
(Literatura, 2/Ago/10)


Herzog baila tranquilo -disimulando- en medio de la naturaleza asesina y desbordada.

Él (Werner Herzog, reputado director de cine alemán) escribió una especie de diario durante todo el proceso de rodaje de la película Fitzcarraldo (1982) en la selva del Amazonas. Mejor que comience a hablar el autor sobre su obra:

Con la desquiciada furia de un perro que ha hincado los dientes en la pierna de un ciervo ya muerto y tira del animal caído hasta el extremo de que el cazador abandona todo intento de calmarlo, se apoderó de mí una visión: la imagen de un enorme barco de vapor en una montaña. El barco que, gracias al vapor y por su propia fuerza, remonta serpenteando una pendiente empinada en la jungla, y por encima de una naturaleza que aniquila a los quejumbrosos y a los fuertes con igual ferocidad, suena la voz de Caruso, que acalla todo dolor y todo chillido de los animales de la selva y extingue el canto de los pájaros. Mejor dicho: los gritos de los pájaros, porque en este paisaje inacabado y abandonado por Dios en un arrebato de ira, los pájaros no cantan, sino que gritan de dolor, y árboles enmarañados se pelean entre sí con sus garras de gigantes, de horizonte a horizonte, entre las brumas de una creación que no llegó a completarse. Jadeantes de niebla y agotados, los árboles se yerguen en este mundo irreal, en una miseria irreal; y yo, como en la stanza de un poema en una lengua extranjera que no entiendo, estoy allí, profundamente asustado.

Tras leer esa introducción me vi obligado a ir a la fnac a leerme este libro en unas cuantas sesiones y ahora ya leído no lo quiero, ¿para qué? No tengo sitio para meter el tocho (328 páginas. [!!]) … y como decía una madre a su hija (que siempre estaba en celo): “¿quién va a comprar la vaca (libro) si regalas la leche?”.

Iquitos 13/5/81
Insociable. Los niños metieron la gata en la lavadora y la pusieron a centrifugar. La gata sobrevivió. Después de eso ya no ha sido sociable.
” Pag 235

A Herzog la naturaleza en abundancia le resulta hostil, le da miedo, al mirar muchas plantas y ese verde tan característico ve fornicación sin control (ni condón claro) podredumbre y hastío infinito, toda esa sordidez devoradora -normalmente- verde que amenaza a cualquier otra forma de vida, incluida la humana.

Fotograma del documental 'Mi enemigo íntimo'

Al descubrir el making of de Fitzcarraldo llamado Burden of dreams (de Les Blank) y el documental Mi enemigo íntimo (refiriéndose a Klaus Kinski, dirigido por el propio Herzog) es cuando descubres la visión del mundo de Werner Herzog, no así en sus películas. Es mucho más visceral y poético en sus descriptivos escritos del libro que nos ocupa, una imagen es cruda y si para para colmo es “realista” tiene más capacidad para aburrir, en cambio el lenguaje escrito es blando y fantasioso, cala mucho más. Con su libro he saltado más de una vez del asiento (duro de la fnac) impactado por la crudeza de ciertos dolores descritos (físicos y/o mentales) en cambio con su película tuve que hacer un esfuerzo intenso para tragármela.

Como cualquier humano me encanta que me den la razón, y más si es el propio autor (en la pestaña promocional que adorna la portada del libro, la que está enganchada con el precio/alarma) quien dice:

Escribo mejor de lo que filmo. Hay más sustancia en estos escritos que en todas mis películas juntas.” Amén.

Ejercicio de metacine
Aplaudo como escribe el absurdo cotidiano de la vida amplificado por el contexto de una jungla voraz (!!) y de un rodaje – evidentemente – infernal. Miel sobre hojuelas, se junta el hambre y las ganas de comer para descubrir así toneladas de miseria humana sólo comparable a las auténticas guerras.
Escritos para escapar de la frustración de la realidad. A tener en cuenta cuando llega un punto de la lectura en la que no se puede distinguir si está describiendo la nueva pesadilla que ha tenido esa noche o si está relatando con pelos y señales lo que está ocurriendo a su alrededor.

Lo veo todo con indiferencia. El dinero se acaba en cuatro días, y se muy bien lo que ocurrirá después.” Pag 277

El título ya lo dice todo, el absurdo del hacer… lo que sea, desde la reflexión profunda del porque comer y después cagar, especializándose en el marco incomparable del cine que -repito- puede llegar a ser muy traumático y desolador, este libro es un caramelo para cualquier “filmmaker” ver lo que pasa por la mente de quien tiene que ser el líder de semejante inutilidad, conseguirlo, conquistar lo inútil y después saborear la apatía que ello causa al tener el supuesto éxito.

Aunque ahora mismo Herzog es famoso y respetado… son un poco también los años (ser viejo) y la constancia… me viene a la cabeza Woody Allen.

Pego declaraciones complementarias/aclaradoras del autor y cierro.

«No quiero recordar todo el dolor que me causó, sino el acontecimiento glorioso que significó. Es un trabajo que ha ayudado a mucha gente a creer en sus sueños y a hacerlos realidad pase lo que pase.
(…)
Sobre ‘Fitzcarraldo’ y el diario sólo puedo decir», declara a modo de frase lapidaria, «que el libro es mejor y sobrevivirá a la película». ¿Eso cree? «No lo creo. Lo sé».
Fuente El Mundo

Conquista de lo inútil, ha sido publicado en España por Blackie Books. Tapa dura. 328 páginas. Tamaño 21 x 14 cm. ISBN: 978-84-93736-24-8

© Imagen: Blackie Books
© Imagen: Sherlock Media S.L.
Ver más de Literatura