Hago pompas con saliva | Underbrain Mgz
Hago pompas con saliva

Hago pompas con saliva

escrito por Mckeyhan
(Literatura, 16/Mar/11)


Al buscar Ana Elena Pena en el todo poderoso Google aparece bajo el nombre de su página oficial:
“barbie, performance, ritual, sangre, erotismo, arte, freak, fetichismo, perversion, sadismo, kitsch, sacrificio, pop-art, fetish, bondage, sexy.”

Así, alguien que no la conozca, puede ir haciéndose una idea del personaje llamado Ana Elena Pena. Sí, licenciada en bellas artes, donde si no es de una artista iba a salir una mezcla tan heterogénea de adjetivos.

Ana Elena Pena saca un libro -con gran parte de “relatos” previamente publicados en su blog- con dibujitos Hago pompas con saliva (editorial melusina).

Hace mucho que la sigo en su Blog, gracias a esa mezcla de desgarro emocional que destila con buena letra, esa manera de gritar en texto expresando prácticamente todo mantiene en vilo mi atención. A tener en cuenta que aquí sólo se habla de su libro, nada de sus pinturas, ni de sus muñecas, ni de su rol como cantante en grupo de “POP trash caberetero” (si es que existe ese género). Sólo de su prosa, sólo de su estreno.

Sus temas preferidos (y que aparecen en sus relatos) son: el amor (desgarrado), el sexo (hueco), el dolor (como rutina), la menstruación (oculta), el deseo (motor) y más cosas cotidianas. Todo bien batido y con una prosa de alta calidad.

Ya le pregunté en la entrevista que le hicimos a Ana Elena Pena que echaba de menos algún que otro relato que me marcó en su época (y en el que estuvimos trabajando en su adaptación cinematográfica) pero esa es otra historia.

Recordar que es un libro oscuro, lleno de bichitos insectoides y de análisis sobre la suciedad aunque normalmente relatado con una gran sonrisa que no se sabe si es de psicópata o de placer infinito.

Nadie como ella misma para definir su propio libro:

Hago pompas con saliva es un compendio de imágenes, relatos e ilustraciones formando un espumoso batido de inocencia interrumpida, sexo con sabor a helado, puñaladas certeras y jardines de infancia para niños grandes en el que practicar un ejercicio de equilibrismo emocional continuo. Desgarro y ternura, ultra-violencia y súper-amor en un intento de ganar mil batallas a la mediocridad sentimental, donde el premio no es otro sino la satisfacción del camino recorrido.

Es una feria de monstruos donde casi siempre es más monstruo quien mira que quien se exhibe sabiéndose extraño y sabiéndose solo.

-Ana Elena Pena-

Hago pompas con saliva, ha sido publicado en España por Melusina. rústica. 176 páginas con 17 de imágenes. Tamaño 14 x 21 cm. ISBN: 978-84-96614-93-2

© Imagen: Melusina
Ver más de Literatura

3 comentarios en “Hago pompas con saliva”

  1. Patricia
    Patricia
    13 abril, 2011 / 12:49 pm

    Exhibirse y mirar puede ser un acto placentero, sublime. No tiene porqué ser monstruoso. No debería convertirse en una feria de monstruos. Es lamentable el prejuicio de quien se tapa los ojos con los dedos entreabiertos, o la arrogancia de quien convierte en objeto a la persona contemplada y se cree con derechos sobre ella. Lamentable desprecio entre las sombras.

    Yo prefiero las miradas que saben convertir un decorado en un sueño. Las voces mágicas que convierten una ñoña canción ochentera en un himno «pop trash cabaretero». Este mundo es un escenario (ya lo dijo Shakespeare) y aprecio a esas personas libres y valientes, que lo entienden y no dudan en taconear con todas sus fuerzas para que la ilusión perdure.

    Si nos despistamos, cualquier día llegan los operarios y se llevan las cortinas de la noche, las estrellas de papel, las risas del público y hasta al pajillero que se sienta en el rincón del fondo.

    Me atrae ese «imaginario donde el sexo y Bambi se dan de la mano». Curiosa frase… para definir el libro de Ana Elena Pena, pues precisamente fue Felix Salten, el padre de Bambi, el autor de uno de los libros más pornográficos que hayan sido escritos «Historia de una prostituta vienesa». Coincidencia prometedora.

    Espero poder leer pronto «Hago pompas con saliva». Tengo ganas, he llegado a tenerlo entre las manos, a ojearlo, pero una espabilada me lo arrancó de las manos porque le pareció muy chulo y no supe decirle que no, así que esperaré a que me lo devuelva mi amiga para leerlo y en cuanto lo haga, pondré un comentario mejor.

    ¡Un beso!

  2. Patricia
    Patricia
    4 mayo, 2011 / 11:23 am

    Me han gustado especialmente «La chica que se metía peces por el coño» y «amor y vísceras». Me han parecido los textos más auténticos.

    «Hago pompas con saliva» es una lectura rápida, divertida y entretenida. Incita a conocer mejor el trabajo de su autora. ¿Para cuando una novela?

  3. Underbrain
    Underbrain
    4 mayo, 2011 / 11:38 am

    Gracias PATRICIA por compartir impresiones.

    Sobre la novela, le preguntaremos en cuanto la veamos de nuevo, pero ya sabes chica ocupada además de escribir, canta y pinta 🙂