La chica del tren | Underbrain Mgz
La chica del tren

La chica del tren

escrito por Raúl Calvo
(Cine, 19/Oct/16)


Rachel (Emily Blunt) se siente deprimida por su divorcio lo que la lleva a sumergirse en el alcohol. Su única alegría es una pareja que observa desde el vagón del tren que toma cada día para ir a la ciudad. Un día, desde su punto de observación habitual, ve algo que la perturba profundamente y acaba viéndose envuelta en la investigación del asesinato de Megan Hipwell (Haley Bennett).

Adaptación del best seller homónimo de Paula Hawkins, La chica del tren (The Girl on the Train, Tate Taylor, 2016) es un efectivo thriller psicológico cuya mayor baza es el trío de actrices que lo protagoniza: Emily Blunt, Haley Bennett y Rebecca Ferguson como Anna.

La categoría “thriller psicológico” fue inventada durante los años 90, cuando Hollywood lo vio como una manera de promocionar películas de terror sin tener que decir “película de terror”. Así, incluso un film como Scream: Vigila quién llama (Scream, Wes Craven, 1996) era promocionada en su país de origen como thriller psicológico. Pero, con el tiempo, se estrenaron películas que realmente se podían considerar como tales, y este film es un ejemplo de ello. Lo es porque se hace más énfasis en la psicología de los personajes, como cada uno se va viendo afectado por los acontecimientos que se suceden tras el asesinato de Megan, incluida la propia víctima que vamos conociendo mediante flashbacks, que en la trama de intriga. De este modo, drama e intriga quedan ligados, siendo tan importante para la trama de intriga el desarrollo de los personajes como la investigación detectivesca.

Emily Blunt

Este énfasis en el drama hace aún más importante el trabajo del reparto, que por suerte se muestra a la altura, en especial las tres actrices que ya hemos destacado. Blunt construye muy bien la fragilidad emocional de Rachel, de una manera que muchas veces hace innecesaria la voz en off explicando cómo se siente. Bennett nos muestra las diversas facetas que formaban la personalidad de Megan, ayudando al espectador a entenderla y no juzgarla. Ferguson tiene tal vez el personaje más difícil porque en apariencia es el menos “glamuroso” dramáticamente hablando, pero se entiende la necesidad de una actriz como ella para interpretar lo que a primera vista es una simple ama de casa. Justin Theroux y Luke Evans completan el reparto protagonista, ofreciendo unas correctas interpretaciones.

El voyeurismo y los triángulos amorosos han formado parte del cine de suspense (y de su equivalente literario) desde casi sus inicios. Por supuesto, todo el mundo menciona el clásico de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta (Rear Window, 1954), con no poca razón debido a su carácter seminal, pero no podemos olvidar tampoco los trabajos de Brian De Palma, en particular Hermanas  (Sisters, 1972) y Doble cuerpo (Body Double, 1986), así como infinidad de gialli en los que el voyeurismo y los triángulos amorosos son elementos indispensables. En este sentido, La chica del tren no aporta nada nuevo, pero tampoco lo pretende. Su mayor interés es denunciar el maltrato y el abuso psicológico que sufren las mujeres mediante una película que resulte entretenida al espectador, no revolucionar el cine de suspense. Por ello, resulta un film bastante sólido en este sentido, mucho más efectivo que películas de temática similar como cualquiera de las dos adaptaciones de Los hombres que no amaban a las mujeres.

La chica del tren

Los que hayan leído la novela descubrirán que esta es una adaptación bastante fiel del texto de Hawkins. Hay dos cambios bastante llamativos: se traslada la acción de Londres a Nueva York, aunque no afecta para nada la trama o los personajes ya que es una historia que puede transcurrir en cualquier ciudad, y, sin entrar en spoilers, el tono del final es más optimista y no tan oscuro como el de la novela, por la manera en que cambia la forma de presentar el final. Por otro lado, algunas soluciones visuales resultan más efectivas y resuelven mejor algunas situaciones de la novela.

Observando el film solo como entretenimiento, La chica del tren es un thriller psicológico que resulta más absorbente por sus interpretaciones que por su trama, sin que ello sea un perjuicio para el disfrute del espectador que simplemente busque pasarlo bien viendo una película de suspense.

Estreno en las salas españolas el 21 de octubre

© Imágenes: DeAPlaneta
La chica del tren

La chica del tren
Rachel (Emily Blunt) es una mujer devastada por su reciente divorcio que dedica cada mañana de camino a su trabajo a fantasear sobre la vida de una pareja aparentemente perfecta que vive en una casa por la que su tren pasa cada día. Pero una mañana Rachel es testigo desde la ventana del tren de un impactante suceso y se ve involucrada en el misterio que ella misma revela.
Directed by: Tate Taylor
Starring:

Emily Blunt
Haley Bennett
Rebecca Ferguson

Ver más de Cine