Saga: Destino final (1-5)

Saga: Destino final (1-5)

escrito por Raúl Calvo
(Cine, 1/Feb/18)


Aunque la cronología de estas películas son de fácil seguimiento, solo hay que seguir la numeración de sus títulos, Destino final es de esas últimas sagas de cine de terror que merecen ser comentadas.

Prólogo: Esto es un caso para Mulder y Scully
Muchos ya sabréis que la película Destino final tuvo su origen en un guion que escribió Jeffrey Reddick para Expediente X que no se filmó. Pero, ¿cómo era ese guion? ¿Se parecía mucho a lo que acabó siendo la película o no? No recuerdo cuándo o cómo, pero hace unos años encontré este guion en Internet, así que veremos cuán diferente y cuán parecido es Flight 180 a lo que acabó siendo la película que conocemos.

En el teaser del episodio nos encontramos en un avión a punto de despegar. Vemos de pasada a diferentes pasajeros, que se convertirán en los futuros supervivientes/víctimas. Charles Scully, el hermano de la agente Scully, ve como el avión explota, se despierta y descubre que ha tenido una premonición. Intenta que el avión no despegue y es expulsado, seguido por los pasajeros ya presentados aunque sin un motivo claro de por qué hacen caso de lo que dice Charles. Mientras le interrogan, el avión explota al despegar. Aunque teniendo en cuenta el presupuesto de la serie, no se ve la catástrofe, se informa en la sala donde está retenido Charles de lo sucedido. En este punto empezarían los títulos de crédito.

Empieza el primer acto. Arranca dos meses después de lo sucedido en el teaser, con la muerte de uno de los pasajeros supervivientes en una estación de tren. No se trata de un elaborado accidente: Monica, la pasajera en cuestión, se queda hipnotizada viendo los movimientos que hacen unas chispas, se intuye que hay un punto en el que se quiere mover pero no puede y se queda inmóvil mientras el tren se acerca. Se ve una sombra, una silueta extraña y Monica sale del trance cuando quedan pocos segundos para que pase el tren. Entonces una voz misteriosa pronuncia su nombre y es empujada a las vías, siendo atropellada por el tren. Y aquí es donde entran Mulder y Scully, enviados a investigar la muerte de la joven. Al poco de llegar, el sheriff les cuenta la conexión con el vuelo 180, que otra pareja que también salió del avión murió en extrañas circunstancias y que hay un sospechoso esperando ser interrogado: el hermano de Scully. Cuando descubre que es su hermano el sospechoso, una enfadada Scully llama a Skinner y exige explicaciones por ocultarle de quién se trataba. Skinner le cuenta que hay un agente enviado para encontrar pruebas que relacionen a Charles con las muertes, como parte de una conspiración para cerrar los expedientes X (el episodio habría tenido lugar en la tercera temporada). Mulder, Scully y Charles se van de la comisaría y Scully se cruza con un hombre misterioso, posiblemente el agente mencionado por Skinner, que luego será identificado en el guion como Hombre Alto.

Mulder y Scully de Expendiente X

El segundo acto arranca con Scully y su hermano compartiendo momentos familiares hasta que entra en escena Mulder y se habla de la premonición. Resulta que no es la primera vez que Charles ha tenido una premonición, tuvo una antes que hacía referencia a la hermana de ambos asesinada (Melissa Scully, asesinada al principio de la tercera temporada). Después Mulder y Scully salen para hablar con otros supervivientes del vuelo 180, con la habitual discusión entre Mulder y Scully sobre explicaciones racionales versus explicaciones paranormales. Luego, Mulder y Scully visitan a otra de las supervivientes, donde se hacen las mismas insinuaciones de “alguien me está observando”, “me siento vigilado”. Después Mulder y Scully tienen otra conversación sobre si todo en la vida está predestinado o no, preludio de lo que serán las reglas de la franquicia. Entonces reciben una llamada de Charles: ha tenido otra premonición, otro superviviente en peligro, ambos corren a la casa de la próxima víctima. En casa de este superviviente, de nuevo, el viento de la nada y la figura oscura que se acerca a la víctima diciendo su nombre. Mulder y Scully llegan a tiempo de ver como este superviviente es empujado desde una ventana y cae hacia su muerte. Ven al Hombre Alto salir del edificio y los agentes lo persiguen sin éxito.

Y llegamos al acto tercero. Tras la llegada de la policía, indicando que cada vez sospechan más de Charles, Mulder y Scully salen en busca de este, pero no está en su habitación, y hay una significativa referencia a la película Sole Survivor: Único superviviente (Sole Survivor, Thom Eberhardt, 1984) que se ve en la televisón de la habitación. Hay una pelea con una figura misteriosa que resulta ser Charles, claramente afectado por lo sucedido. Tras ingresar a Charles en un hospital, Mulder y Scully discuten sobre el caso un poco más y temas relacionados con el pasado de la serie y lo que sucedía durante la temporada. Luego Mulder va a supervisar como el resto de supervivientes son puestos bajo custodia policial. Luego, Mulder investiga un poco y descubre otros casos similares: una persona tiene una premonición sobre un accidente, algunos se salvan gracias a eso y, poco después, estos supervivientes mueren en aparentes suicidios o accidentes. Solo la persona que tiene la premonición sobrevive. Al compartir esta información con Scully el espectador también la recibe. Pero mientras habla con Mulder, Scully ve de nuevo al Hombre Alto que desaparece otra vez.

Último acto. Mulder se reúne con Scully en el hospital. Siguen la discusión y se plantean interesantes conceptos: tal vez la persona que tiene la premonición se supone que no ha de morir, por eso tienen la premonición, pero el resto sí. En los anteriores casos se detuvieron posibles sospechosos que se suicidaron antes de ir a juicio. Eran sospechosos sin relación con las víctimas, pero ambos habían tenido experiencias cercanas a la muerte: revividos después de morir. Entonces, Mulder y Scully investigan si hubo alguien que tuvo una experiencia semejante el día que el vuelo 180 cayó. Esto se intercala con los supervivientes ahora amenazados. La teoría de Mulder:

MULDER: Creo que la gente que murió pasó al otro lado. (pausa) ¿Y si, cuando los revivieron, algo más regresó con ellos?

Entonces descubren que sí hubo un caso así, aunque todavía no se revela el nombre al espectador. Pero queda claro que es el sheriff cuando lo vemos llevarse esposados y amordazados a los dos supervivientes que quedan en el coche de uno de ellos. Mulder y Scully coordinan esfuerzos con la policía y detienen al sheriff en un puente. Tras momentos de tensión y pelea dentro del coche, el sheriff sale del vehículo. Mulder y Scully le apuntan con sus armas. Mulder le pregunta quién es. La respuesta es algo ridícula:

SHERIFF: Lo sabes. Ambos lo sabéis. He estado muy cerca de llevaros conmigo muchas, muchas veces.

Los agentes disparan al sheriff cuando este se dispone a disparar a los dos supervivientes que quedan, pero las balas parece que no le hacen nada. El sheriff provoca que el coche explote, quedando él también envuelto en las llamas. Su cuerpo se quema y cae al suelo, justo cuando una forma nebulosa transparente parece abandonar el cuerpo del sheriff. El episodio termina con Scully despidiéndose de su hermano y un epílogo con el Fumador reprimiendo al Hombre Alto que acechaba a los agentes y al hermano de Scully.

Como ya he señalado, resulta significativa la referencia a Sole Survivor. Esta película cuenta la historia de una mujer que, tras ser la única superviviente de un accidente aéreo, se ve acosada por una serie de entes enviados desde el más allá. La película es casi un remake inconfeso (o un plagio) de la clásica El carnaval de las almas (Carnival of Souls, Herk Harvey, 1962), en la que una mujer, única superviviente de un accidente de coche, se ve acosada por extraños fenómenos y una aparición misteriosa. Esto sirve para ver que la idea de que nadie escapa de la Muerte ya había sido tratada anteriormente en el cine, pero la manera que ideó Jeffrey Reddick de tratar el tema sí que era novedosa. El resto de cambios en su transición a guion de cine los veremos a continuación.

Destino final

Destino final

(Final Destination, James Wong, 2000)

A pesar de que el guion no se incorporó a la serie, James Wong y Glen Morgan, que trabajaron como productores y guionistas en Expediente X, debieron pensar que era una historia interesante y, junto a Jeffrey Reddick, empezaron a trabajar para convertirla en un guion cinematográfico, entonces titulado Flight 180 (de ahí las abundantes referencias al número 180 que van apareciendo a lo largo del film).

Destino final se empezó a desarrollar en New Line, la casa que construyó Freddy. La productora tenía ya la idea de desarrollar la historia como posible inicio de franquicia, repitiendo la jugada que llevaron a cabo a mediados de los 80 con Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street, Wes Craven, 1984) estrenando un film que sería un revulsivo del slasher, en plena Segunda Oleada tras el éxito de Scream: Vigila quién llama (Scream, Wes Craven, 1996). Para lograr este objetivo se decidió cambiar a los protagonistas, originalmente adultos, por adolescentes. Debido también al éxito de Scream, se pensó en conservar la idea de que fuera un enviado de la Muerte el responsable de matar a los protagonistas, en lugar de los elaborados accidentes. Sin embargo, esta idea se abandonó y se mantuvo el concepto de “accidentes creativos”.

Algunos supervivientes de Destino Final

Creo que resulta también interesante que en el guion de Flight 180 se menciona que la razón de que haya personas que tienen premoniciones es porque todavía no les ha llegado el momento de morir, pero al resto sí. Esto se pierde en las películas, de modo que no se sabe por qué se tienen esas premoniciones si la Muerte no soporta que nadie se escape de su diseño.

Morgan y Wong también añadieron otro detalle de su cosecha: los nombres de los personajes son distintos homenajes a varios directores de cine de terror. Y entre estos personajes nos encontramos a Bludworth, al que da vida Tony Todd. Todd se convertiría en el portavoz de la Muerte y aparecerá en las siguientes entregas para añadir un toque macabro al film.

Previamente al estreno se hicieron dos cambios significativos. El título pasó de Flight 180 a Final Destination, cosa que no gustó demasiado a Morgan, Wong y Reddick. Pero era evidente que, además de que el titulo original no era muy atractivo, New Line tenía claro que, si se llegaban a hacer secuelas, no podrían titularlas Flight 180 2, Flight 180 3, etc. El otro cambio significativo es el final. De nuevo fue un cambio acertado, ya que en el final original se intentaban introducir ideas filosóficas y espirituales con calzador. El nuevo final marcaría el tono de humor negro que es la mejor baza de la franquicia.

Finalmente se estrenó Destino final en cines de todo el mundo. Si bien no fue un revulsivo del género como en su momento fue Pesadilla en Elm Street, la película fue un gran éxito, tanto de público como de crítica. Un éxito merecido ya que, en su momento, resultaba un film muy fresco y entretenido gracias a la mezcla de humor negro y terror con aire existencialista, los homenajes al género y las imaginativas muertes utilizadas para contar esta historia de unos típicos adolescentes que se ven perseguidos por la Muerte.

Esta primera entrega además de marcar el tono y el estilo de la saga, también ejemplifica las características de la franquicia en general. Aunque ya ninguna tendrá la novedad y la inteligencia de la primera entrega, resultan efectivas por el entretenimiento sin complicaciones que ofrecen, alejado de las complicadas tramas de la saga Saw, siendo así más accesibles para el espectador, que no necesita mucha información previa para pasarlo bien con una de las entregas de la serie. También resulta muy efectiva al ambientarse en lugares y presentar situaciones familiares para el espectador.

Destino final 2

Destino final 2

(Final Destination 2, David R. Ellis, 2003)

Esta primera secuela es la única de toda la serie que conecta directamente con la anterior. Regresa Ali Larter como Clear Rivers, al igual que Tony Todd como Bludworth. Las nuevas víctimas también están conectadas a los eventos de la primera entrega. El resto de entregas simplemente hace referencia a la primera diciendo “esto también les pasó a unos chavales que iban en un vuelo a París”, para establecer las normas, de modo que son bastante independientes entre sí. Pero, como ya he dicho, esta es la excepción, tal vez por ser la primera continuación.

David R. Ellis empezó como director de segunda unidad de distintas películas especializándose en secuencias de acción. Por eso no resulta extraño que el accidente en una autopista que inaugura la película sea realmente espectacular. En general, todas las secuencias de muertes son mucho más elaboradas que las de la anterior película, una tónica habitual que se repetirá en todas las entregas.

Ali Larter

Sin embargo, a pesar de lo espectacular de alguna de sus escenas, el film sufre de “explicanitis”. Se nos repite la trama de la anterior película muchas veces, por miedo a que no se entienda lo que sucede.

El algo flojo guion es el único defecto de una secuela, por otro lado, muy correcta. Aprecio el hecho de que se cambiara el estilo de personajes adolescentes por otros más variados y adultos, aunque la protagonista es más típica de este tipo de películas: Kimberly, interpretada por A. J. Cook, popular por su papel en la serie Mentes criminales.

El conjunto en general no tiene el mismo efecto que la primera entrega, pero la escena final siempre me hace reír a carcajadas, así que por eso suelo apreciarla más de lo que se merece. Por su memorable despedida.

Destino final 3

Destino final 3

(Final Destination 3, James Wong, 2006)

James Wong y Glen Morgan regresan a la franquicia con una nueva historia. En esta ocasión es un accidente en una montaña rusa del que son víctimas un grupo de estudiantes celebrando su graduación. Wendy, a la que da vida la actriz de culto Mary Elizabeth Winstead, es la joven que tiene la premonición por la que se salvan unos cuántos de sus compañeros, sin saber que nadie se escapa de la Muerte.

Wong y Morgan tenían la intención de devolver la franquicia a la tradición más adolescente del slasher, tras una segunda parte más “adulta”. También trajeron de vuelta los homenajes a directores de cine de terror en el nombre de algunos personajes y a Tony Todd, aunque solo su voz.

La pareja introdujo un elemento interesante: la protagonista, antes del accidente en la montaña rusa, hace fotos de sus compañeros de clase y descubre que en las imágenes aparecen pistas de cómo morirán los supervivientes. Esto le aporta una novedad a la película que la distingue de las anteriores entregas, parecido a seguir la investigación de los protagonistas de un slasher más tradicional. De este modo, también se logra evitar la sensación de que estás viendo una repetición de las anteriores películas (aunque en el fondo sea así).

Como ya sucedió con Destino final, tras unos pases de prueba se vieron obligados a cambiar el final. O, más bien, expandirlo. Le añadieron una muerte mucho más explícita al clímax original y se añadió un espectacular epílogo que rivaliza con la secuencia inicial del accidente en la montaña rusa.

Con estos cambios, Destino final 3 se convirtió en una de las mejores secuelas de la franquicia, cuya reputación aumentó con la desastrosa siguiente entrega.

Destino final 4

Destino final 4

(The Final Destination, David R. Ellis, 2009)

Es muy fácil criticar y despreciar la franquicia Destino final diciendo: “bah, son todas iguales, ver gente muriéndose en accidentes y ya está.” Pero lo cierto es que, aunque las tres anteriores películas básicamente contaban lo mismo, lo hacían de maneras distintas, añadiendo detalles y conceptos, bañando el conjunto en humor negro. Por eso funcionan.

Destino final 4 es solo una serie de gente muriéndose en accidentes y ya está. Con apenas 80 minutos de duración, incluyendo títulos de crédito, no ofrece nada más que eso. Vemos un accidente al principio, es una premonición, los supervivientes mueren, sin ninguna aportación original ni desarrollo de personajes.

Fotograma de Destino final 4

Es un film aburrido, predecible, el punto bajo de la franquicia. A pesar del regreso de David R. Ellis como director, este no aporta nada en cuanto a narrativa visual. Lo que incluye unos terribles efectos visuales, que le restan efectividad a las muertes en pantalla. En todas las entregas de Destino final se usaron efectos visuales para hacer más espectaculares las secuencias “mortales”, pero esta es la única en la que estos efectos resultan casi risibles por su falsedad. Además, es la única de toda la serie en la que no aparece Tony Todd, otra señal del desinterés mostrado por los cineastas.

Y lo peor de todo es que, como indican el título original y la secuencia inicial de títulos de crédito con referencias a las anteriores entregas, la intención es que esta fuera la gran despedida de la franquicia, la última de la saga. Por suerte, ante los pésimos resultados, se decidió darle otra despedida por todo lo alto. Como no se trata de una serie a lo Saw, se puede uno saltar tranquilamente esta entrega y fingir que no existe.

Destino final 5

Destino final 5

(Final Destination 5, Steven Quale, 2011)

Es posible que esta entrega parezca tan buena por ir detrás de la peor de la saga, pero eso no cambia el hecho de que nos encontremos en la que posiblemente sea la mejor secuela de la franquicia.

En esta ocasión, un grupo de trabajadores camino de un fin de semana de coaching empresarial se ve atrapado en un accidente en un puente colgante. Sam (Nicholas D’Agosto) tiene una premonición justo antes de que ocurra y por ello se salvan unos cuantos compañeros de trabajo. O se salvan hasta que la Muerte vuelve a por ellos.

Se introduce en esta entrega un concepto que ayuda a que la película destaque: la posibilidad de hacer que alguien muera en tu lugar y, de ese modo, “robarle” los años de vida que le quedaran a esa persona. Es una idea que le añade un nuevo giro a la trama y le aporta una novedad interesante para evitar el mencionado efecto “esto ya lo he visto”. También se ha de mencionar el regreso de Tony Todd, con un papel breve pero significativo, como siempre.

Fotograma de Destino final 5

SPOILER – No leer este párrafo si no se ha visto la película –
Por supuesto, el detalle que más contribuye a hacer esta película memorable es cuando se descubre al final que nos encontramos ante una precuela, que enlaza con el principio de la primera Destino final.
FIN SPOILER

Con esta película uno sí tiene la sensación de que la franquicia se despide a lo grande, especialmente gracias al clip que aparece al final recopilando los mejores momentos de la saga al ritmo de la genial If You Want Blood (You Got It) de AC/DC, cuyo adecuado estribillo dice: “si quieres sangre, aquí la tienes”.

Es por lo efectiva que es esta entrega que veo con suspicacia los rumores de reboot o remake que, inevitablemente, aparecen de vez en cuando (casi como sucede con la mayoría de franquicias en la actualidad). En todo caso, como ya decía al principio, las películas de esta saga no son muy sofisticadas o complejas, tampoco particularmente originales, pero, con una excepción, son un conjunto de películas que ofrecen generosas dosis de diversión y entretenimiento.

Ver más de Cine

Deja un comentario