Saga: Resident Evil (1-6)

Saga: Resident Evil (1-6)

escrito por Bouman
(Cine, 29/Ago/16)


Hubo una época en que los zombis era una temática marginal, nada corriente y mucho menos comercial, no al menos para las majors. En 1996 Capcom lanzaba Resident Evil, un videojuego catalogado como survival horror para la Sega Saturn, que con el tiempo y su salto a otras plataformas conquistaría el corazón de incontables jugadores de todo el mundo.

En 2002 se llevó a cabo su adaptación cinematográfica, su éxito fue tal que estamos hablando ya de una saga de seis películas, todas protagonizadas por la actriz Milla Jovovich, y el inicio de una moda que sigue hasta nuestros días.

Resident Evil

Resident Evil

(Paul W. S. Anderson, 2002)

Como una de esas películas de terror de las de antes, en las que el miedo lo creaba la situación y no un efecto de sonido, además de ser una película que asentaría sus propias bases en cuanto a los muertos vivientes, a pesar de que el videojuego ya se basaba en las películas creadas por George A. Romero (responsable del clásico zombie La noche de los muertos vivientes).

La película arranca con la liberación de un virus en las instalaciones de Umbrella Corp., la mayor empresa existente sobre la tierra que vela por la belleza y la seguridad de los humanos. Susodicho virus y los sistemas de seguridad automatizados acaban con la vida de todos los allí presentes. Alice (Milla Jovovich) despierta inconsciente, no recuerda quién es ni dónde se encuentra… de pronto es invadida y raptada por un equipo militar (entre ellos se encuentra Michelle Rodriguez que acababa de estrenar la primera de otra gran saga como es la de A todo gas). El equipo militar vienen con la misión de descubrir qué ha pasado en esa instalación, que resulta estar bajos sus pies. Pronto descubrirán que el Virus T ha devuelto a la vida a los infectados y que vienen con ganas de saciar su hambruna y devorarles vivos. Sin contar otros proyectos que se llevaban allí en contra-natura. La colmena, que es como se conoce esa base de operaciones de Umbrella Corp., cuenta con un sistema informatizado de seguridad, La Reina Roja, que al más puro estilo HAL 9000 de 2001, Una odisea en el espacio (Stanley Kubrick, 1968) toma sus propias decisiones para contener el virus a raya. Lo que supondrá un problema para los militares y Alice que lucharán por salir vivos de allí antes de ser infectados o que todo explote. Al final se desvela que Umbrella Corp., que a pesar de los graves incidentes, tiene sus propios planes y sigue adelante con sus investigaciones lo que provoca una infección total del virus T en todo Raccoon City.

Milla Jovovich en Resident Evil

Y dejando las puertas ante una posible continuación, Paul WS Anderson nos brindaba una buena película de acción y terror, y posiblemente entre las mejores que existen que provienen de un videojuego. Resident Evil venía precedida del estreno de Lara Croft: Tomb Raider (Simon West, 2001) otra película basada en un videojuego con una protagonista femenina que en ese caso interpretó Angelina Jolie. Estreno que seguramente abrió las puertas a esta y muchas otras adaptaciones del mundo de los bits.

Como se comentó antes, esta bebe de referentes cinematográficos de los años 80 pero supuso el pistoletazo en Hollywood para un filón que no parece tener fin. Destacaremos 28 días después (Danny Boyle, 2002), Amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004), Zombies party (Edgar Wright, 2004) y ahora el cómic (y su adaptación a serie de TV) The Walking Dead (2010-actualidad).

Por su parte, Milla Jovovich capitaneaba el inicio de, lo que se ha demostrado al final, una saga con tirón. Para entonces ya había protagonizado El quinto Elemento y Juana de Arco, ambas de Luc Besson, y unas cuantas independientes pero esta fue su salto internacional.

Resident Evil: Apocalipsis

Resident Evil: Apocalipsis

(Resident Evil: Apocalypse, Alexander Witt, 2004)

A la primera película no le acompañó la crítica y los fieles seguidores del juego reclamaban más semejanzas con el mismo pero tuvo buena taquilla y eso disparó una continuación. Paul W. S. Anderson deja la silla del director para ejercer como productor y único guionista de esta secuela que dirigiría el chileno Alexander Witt, su opera prima.

La historia arranca inmediatamente después de los acontecimientos de Resident Evil, como si de una serie de TV se tratase hay un resumen a base de flashback de Alice y de cómo Virus T a acabado infectando a toda la ciudad de Raccon. Umbrella Corp. logra contener a toda la ciudad bajo unos grandes muros dejándolos en cuarentena y a los ciudadanos a su propia suerte. Un par de polis, uno de ellos es Jill Valentine (Sienna Guillory) extraído del videojuego, una reportera de TV (que pronto se baja del barco) y la propia Alice se encuentran y juntos trataran de salir vivos cuando se les encomienda una misión y posible salida de Raccon City antes de ser borrada del mapa por una bomba nuclear. Deben buscar y salvar Angela Ashford, la hija del doctor que creó el Virus T antes de ser controlado por Umbrella. En su periplo se cruzarán con otros supervivientes, un equipo militar dirigidos por Carlos Olivera (Oded Fehr), otro personaje del videojuego. De forma muy gratuita la peli se detiene para enfrentar a Alice, a la que hemos visto que está infectada por el virus T pero con el objetivo de mejorar sus aptitudes en todos los sentidos (fuerza, mentalidad, resistencia, …), contra Némesis, el otro superviviente de la primera parte que por su parte ha sufrido mutaciones al ser expuesto de formas más agresivas al vírico. Un combate que acaba en aguas, para luego juntos revelarse ante los “jefes” de Umbrella Corp. allí presentes. Finalmente Alice, junto a la hija del Dr. Charles, Jill y Olivera escapan de Raccon City antes de que explote la bomba pero con tan mala suerte que la onda expansiva provoca que un hierro atraviese el cuerpo de Alice dejándola sin vida y que el helicóptero se estrelle en las montañas de Arklay. El cuerpo sin vida lo recupera la corporación para someterlo a nuevos experimentos y revivirla. Al comienzo sin recordar quién es ni qué es un bolígrafo, pero una pregunta hace que lo recuerde todo y escape de las instalaciones en las que se encontraba para ser rescatada por los mismos que la dejaron abandonada en las montañas. Aún la peli da para un cliffhanger más, el Dr. Isaacs activa el programa Alice, acción que nos muestra como Alice ya hace mucho que dejó de ser humana, tiene poderes de telequinesis y procesa la información como un robot e incluso está conectada a los satélites privados de Umbrella Corp.

El cambio de director y el resultado de la película no gustaron mucho a Milla Jovovich, y no es de extrañar porque se carga el poco terror de la primera cinta y destroza todas las escenas con zombis al ralentizar la cámara, por no contar los pésimos planos de combate que no ayudan a qué sea más impresionante para el espectador. Cierto es que Resident Evil: Apocalipsis contiene una de las escenas que más recordaba de la saga, la de Milla Jovovich descendiendo con una carrera todo lo alto de un edificio. Además de otras que recuerdan a animes como Akira o la serie Dragon Ball. Pero como en estas cosas lo que manda es el dinero recaudado y esta funcionó mejor que su predecesora en taquilla alcanzado el primer puesto de las listas en su estreno, aquí no acabaría las entregas de Resident Evil.

Resident Evil: Extinción

Resident Evil: Extinción

(Resident Evil: Extinction, Russell Mulcahy, 2007)

Aunque ya era de sobras conocido que estas películas siempre acababan con una puerta abierta a una posible continuación, esta tercera entrega se estrenaba a sabiendas que habría una cuarta, al menos. Con un nuevo director para completar la trilogía, Russell Mulcahy responsable de The Shadown (1994), Resurrection (1999) …, y con guión de Paul W. S. Anderson.

Cinco años después de los sucesos de la anterior entrega el virus T ha arrasado con la especie humana en todo el mundo, son muy pocos los supervivientes y peinan los grandes desiertos en los que se ha convertido el mundo en busca de un lugar seguro. Por su parte vemos como Umbrella Corp, en unas instalaciones en Nuevo México, intenta conseguir un nuevo espécimen del proyecto Alice a partir de las muestras de sangre que obtuvieron cuando la salvaron, pero sin éxito. La Alice original deambula sola por el desierto tratando de socorrer posibles víctimas. Olivera forma parte de un convoy que inicia Claire Redfield (Ali Larter) cuando son sorprendidos en un pequeño pueblo por una invasión de cuervos infectados, Alice llegará para ponerlos a salvo demostrando que su fuerza ha ido en aumento, ahora capaz de crear campos de fuerza para contener los peligros. El reencuentro con su antiguo compañero nos pone al día de porqué la división de caminos. Alice trató de anular los satélites y el control de rastreo que Umbrella Corp estaba ejerciendo sobre su cuerpo, pero esta exposición de poderes la ha delatado poniendo en peligro no solo su vida sino la de todo el mundo del convoy.

Olivera, Alice y Claire

El doctor Isaacs ignorando las indicaciones de la corporación irá tras ella con una nueva especie de zombi, más veloces y fuertes gracias al haber estado expuesto a un nuevo suero con elementos del proyecto Alice. El enfrentamiento en Las Vegas hará que el doctor termine infectado, y de vuelta en las instalaciones trataré de curarse a base de nuevos antivirus pero no hace más que mutarlo convirtiéndole en un monstruo capaz de autoregenerarse curando las heridas y compartiendo los mismos poderes de telequinesis de Alice. Tras poner a salvo a Claire y los niños supervivientes del convoy en un helicóptero de camino a Arcadia, lugar sin infectados, Alice irá tras el dr. Isaacs para acabar con él. El cliffhanger de los últimos minutos de cara a la siguiente entrega nos muestra como unas instalaciones de Umbrella Corp ubicadas en Tokyo prosiguen las investigaciones con el virus T, Alice les amenaza vía conferencia holográfica que irá tras ellos y que no está sola. El último plano nos desvela que ahora es Alice quién está generando decenas de nuevos proyectos Alice.

Esta entrega redime bastante la catástrofe técnica de la anterior, con ecos de Mad Max y la evolución de Alice que se presenta sorprendente. Los zombis vuelven a ser zombis, más agresivos pero bien retratados. Ya es toda una cinta de acción donde el ritmo no cae y con algunos sustos efectistas, que no se nos olvide que esto bebe del terror. Poco queda del videojuego original de Capcom en que se basaba la saga, esta asienta ya unas bases con identidad propia en la que se prosigue la lucha contra el “imperio” de las grandes empresas, se lucha por sobrevivir en un mundo postapocaliptico y en el que fuerzas sobrenaturales despiertan en la protagonista.

Resident Evil: Ultratumba

Resident Evil: Ultratumba

(Resident Evil: Afterlife, Paul W. S. Anderson, 2010)

Paul W. S. Anderson se sienta de nuevo en la silla del director. Es posiblemente la entrega que más “exige” al espectador en cuando a tener conocimientos de hechos sucedidos en anteriores películas, porque no te las explican, difícilmente la disfrute alguien que no sepa quién es quién.

Seguimos las andanzas de Alice (Milla Jovovich) y sus clones eliminando del mapa las instalaciones de Umbrella Corp en Tokyo. Un enfrentamiento final entre la Alice original y el que parece que es el presidente de la corporación a nivel internacional termina por volver a Alice totalmente humana, acabando con cualquier rastro del virus T en su sangre. Tras escapar, ella emprende la búsqueda de Arcadia, la tierra prometida donde viven los no infectados. Allí se encontrará tan solo con Claire (Ali Larter) que no recuerda absolutamente nada y le atacará. Alice la atará y se la llevará en la avioneta en búsqueda de un lugar mejor recorriendo toda la costa oeste de Estados Unidos hasta llegar a Los Angeles donde verá un mensaje de ayuda en la azotea de un edificio. Allí conocerá nuevos supervivientes que tratan de llegar a Arcadia, que resulta ser diferente de lo que conocían y es un barco anclado en el mar, pero están rodeados de miles de zombis que por el momento están retenidos en las vallas del edificio, estos ya más evolucionados que nunca. Entre los supervivientes se encuentra Chris (Wentworth Miller), que por sorpresas de la vida es hermano de Claire aunque sigue sin recordar nada. La situación empeora y terminan rodeados como ratones por los infectados que invaden el edificio. Huyen por unos túneles bajo tierra y los pocos supervivientes logran, al fin, llegar a la gran embarcación Arcadia. Allí Claire recuerda que pasó, y porqué estaba sola en el lugar donde Alice la recogió, Arcadia es una trampa de Umbrella Corp. para secuestrar a las pocas personas sanas del mundo. De nuevo, el presidente de la corporación hace acto de presencia pero más evolucionado, un especie de Neo de Matrix cutre, que se enfrenta a Alice, Claire y Chris. Tras hacerle huir en un avión que explotará segundos después, ellos liberarán los cuerpos de las personas retenidas y Alice reactiva la radio para lanzar un mensaje de ayuda a los posibles supervivientes del mundo. Mala idea porque atrae decenas de aviones de Umbrella Corp dispuestos a acabar con Arcadia, y así acaba el tema.

Personalmente opino que estamos ante la peor película de la saga hasta el momento, a pesar de la espectacular primera escena en el cruce de Shibuya de Tokio y el aliciente de contar con la participación del actor español Sergio Peris-Mencheta (El arte de morir, El capitán Trueno) entre los supervivientes. Umbrella Corp ya cuenta con un antídoto capaz de anular el virus T pero ya no está entre sus objetivos salvar el mundo sino experimentar en nuevos proyectos que no se explican, ni se entienden. El regreso de Paul W. S. Anderson a la dirección no parece venir muy bien inspirado o con ideas claras, porque la decisión de hacer un final “a lo Matrix” se carga bastante la identidad que pudiese gozar la saga. Pero la película recaudó el doble a nivel internacional (296 millones de dolares) que la anterior entrega, y la nueva trilogía anunciada por el director empezaba con buen pie.

Resident Evil: Venganza

Resident Evil: Venganza

(Resident Evil: Retribution, Paul W. S. Anderson, 2012)

Con un alto en el camino para dirigir Los tres mosqueteros (2011), el director y guionista continua con su segunda trilogía y de nuevo dirige y escribe la nueva de Resident Evil.

Comienza con una puesta al día de todo lo que ha sucedido en las otras películas, un previously on Residente Evil en toda regla, hasta dar respuesta al último cliffhanger de Resident Evil: Ultratumba; de nuevo con un comienzo espectacular en el que las imágenes van hacia atrás. Lo siguiente, una de las grandes sorpresas dentro de la saga, lo que en un comienzo parece un flash-back o reinicio de historia dará a conocer que Alice es un perfil base que se utiliza en ensayos y recreaciones en espacios controlados (escenarios que recrean ciudades como Tokyo o Moscú). Alice algunas veces será una madre, en otras una zombi o en otras, agente especial de Umbrella Corp.

Milla Jovovich en Resident Evil: Venganza

Pero la Alice “original” está bajo custodia pero gracias a la in-subordinación de J-Pop Girl (Mika Nakashima), y con la alianza temporal con Wesker, el malo de la anterior peli que parece que no ha muerto y presidente de la corporación, tratarán de huir del lugar controlado por una versión más hostil de Red Queen (el sistema de seguridad informático que controla las instalaciones de Umbrella Corp). Un equipo de rescate viene a buscarla pero deberá llegar hasta el ascensor que la llevará al exterior, lo que la obligará a atravesar los distintos escenarios y de esta forma se reecontrará con viejos conocidos como Luther (Boris Kodjoe) o Rain (Michelle Rodriguez), … Por otro lado también reaparece Jill Vallentine que está bajo el control de Red Queen y se convertirá en la villana de la función. Sin olvidar a los zombis que en esta ocasión ya son capaces de utilizar armas de fuego, ir motorizados u organizarse entre ellos. Finalmente unos pocos podrán ponerse a salvo pero Alice (Milla Jovovich) es, de nuevo, victima de un engaño y reinfectada con el virus T para convertirla en la arma que necesitan para combatir contra las nuevas mutaciones de zombis que invaden el mundo entero. Y con una poderosa imagen de la Casa Blanca rodeada de peligro se acaba esta entrega.

Posiblemente el cliffhanger más flojo de todas las que se han podido ver, pero va en la línea de toda la película. Y seguramente por consecuencia de Resident Evil: Ultratumba esta sufre un varapalo en taquilla siendo la segunda que menos recauda. Pero quedaba pendiente una tercera película para completar esa anunciada segunda trilogía de Resident Evil, pero Milla Jovovich tendría un segundo hijo y no sería hasta cuatro años después que lo rodasen.

Resident Evil: El capítulo final

Resident Evil: El Capítulo Final

(Resident Evil: The Final Chapter, Paul W. S. Anderson, 2017)

La última de las películas de la saga de Resident Evil llegaría a las pantallas en 2017. Milla Jovovich reencarna por última vez a Alice. Aquí podéis leer la crítica de la película.
Resident Evil: El Capítulo Final

Supuestamente lo próximo de Resident Evil será una serie de televisión independiente a las películas que llegaría en 2018.

Ver más de Cine

Deja un comentario