Saga: Universo View Askew | Underbrain Mgz
Saga: Universo View Askew

Saga: Universo View Askew

escrito por Raúl Calvo
(Cine, 19/Mar/20)


Hoy día Hollywood ya no hace franquicias ni secuelas, hoy día todo son universos. La razón no es otra que el éxito que ha obtenido Marvel trasladando la idea del universo compartido de los cómics al cine, con diversas películas protagonizadas por distintos personajes conectadas todas entre sí. El de Marvel no fue el primer universo cinematográfico, antes estuvo el universo compartido de los monstruos de la Universal, desarrollado durante la década de los años 30 y 40 y finalizado al empezar la década de los 50 del siglo XX; luego apareció el universo Godzilla en Japón, que se desarrolla a partir de los años 60 uniendo personajes previamente aparecidos en películas de los años 50 y 60. Pero estos universos fueron creados de forma accidental, sin pretenderlo. Por ejemplo, la clásica película Japón bajo el terror del monstruo (Gojira, Ishirô Honda, 1954) fue seguida rápidamente de la secuela El rey de los monstruos (Gojira no gyakushû, Motoyoshi Oda, 1955), pero no es hasta King Kong contra Godzilla (Kingu Kongu tai Gojira, Ishirô Honda, 1962), que realmente arranca la saga de Godzilla, incorporando luego personajes de otras películas como Rodan y Mothra. Y luego tenemos el View Askewniverso creado por Kevin Smith a mediados de los 90. Smith es un gran fan de los cómics, así que en su caso sí que hubo intención de crear un universo compartido en sus películas parecido al de los cómics. Un universo que vamos a estudiar en detalle en este artículo.

INTERSECCIONES
Antes de entrar en detalle con las películas y cómics del Askewniverso, voy a hablar un momento de lo que he decidido no incluir. Se trata principalmente de películas y programas de televisión en los que Jay y Bob el Silencioso hicieron cameos, como el que hicieron en Scream 3 (Wes Craven, 2000). Tampoco he incluido, pero si sois fans a lo mejor os interesa conocer, los episodios de la cuarta temporada de Degrassi: La nueva generación (Degrassi: The Next Generation, cr. Kit Hood, Yan Moore, Linda Schuyler, 2001-2015) en que aparecen Kevin Smith y Jason Mewes. Smith era fan de la serie canadiense, en sus encarnaciones originales, por ello fue invitado a aparecer en unos episodios especiales de la serie, siendo la excusa que ambos se encuentran en Canadá rodando una nueva película de Jay y Bob el Silencioso. Estos episodios fueron luego editados juntos en el DVD Jay and Silent Bob Do Degrassi (Graeme Campbell, Philip Earnshaw, 2005). Tampoco aparecen los diversos espectáculos y podcasts editados en DVD, ya que, a pesar de que sus títulos empiezan con Jay and Silent Bob… consisten simplemente en Smith y Mewes soltando chistes.

Finalmente, he decidido mencionar brevemente aquí las películas que han entrado a formar parte del View Askewniverso de forma retroactiva. Es decir, que originalmente no formaban parte de este universo pero ahora sí. ¿Hacemos una porno? (Zack and Miri Make a Porno, Kevin Smith, 2008) era una comedia independiente de este universo que ahora forma parte del mismo ya que en Jay y Bob el Silencioso: El reboot (Jay and Silent Bob Reboot, Kevin Smith, 2019) aparece un personaje de Zack and Miri, aunque no mencionado por su nombre por cuestiones de derechos.

La trilogía True North de Kevin Smith, formada hasta ahora por Tusk (2014) y Yoga Hosers (2016), es posible que se incorpore al Askewniverso si se acaba rodando la tercera entrega Moose Jaws en la que se supone que harán su última aparición Jay y Bob el Silencioso. Pero hasta entonces Tusk y Yoga Hosers se mantienen fuera de este artículo.

Póster de Clerks

Clerks

(Kevin Smith, 1994)
Versión cinematográfica/El primer montaje

Durante los ya lejanos años 90 del siglo XX, el cine independiente americano estaba bastante vivo y había sido la plataforma de luego importantes directores como Quentin Tarantino y Steven Soderbergh. Estos directores seguían un camino parecido: dirigían una película de bajo presupuesto con actores de carácter, la presentaban en el festival de Sundance, el triunfo en Sundance les servía de plataforma para hacerse conocidos y llegar al gran público.

El camino que siguió Kevin Smith fue parecido, solo que su película no tenía ningún nombre ni actor de prestigio en su reparto. Smith trabajaba como dependiente en un ultramarino y soñaba con ser cineasta. Cuando vio que nadie rodaría Clerks. decidió hacerla él mismo, con poco dinero y muchas ganas. Rodada en el ultramarinos en el que Smith trabajaba, aprovechando los fines de semana y las horas en que estaba cerrado. Y reclutando muchos amigos, claro, como Scott Mosier, productor y editor con el que trabajaría durante los siguientes años de su carrera. Fue un rodaje complicado y ha servido de inspiración para la película Shooting Clerks (Christopher Downie, 2019).

Por supuesto, el amigo que Smith reclutó más importante sería Jason Mewes para interpretar a Jay. Nadie más podía interpretar a Jay, ya que el personaje era Jason Mewes con 12 años, como ha comentado Smith en diversas entrevistas. El propio Smith encarnaría a Bob el Silencioso, el inseparable compañero de Jay. Ambos personajes serían el punto de conexión del Askewniverso.

Filmada en blanco y negro, Clerks se centra en lo que empieza como un típico día de trabajo para Dante Hicks (Brian O’Halloran) y Randal Graves (Jeff Anderson), pero que se irá complicando para Dante cuando una novia de su pasado, Caitlin Bree (Lisa Spoonauer), contamine su presente relación con Veronica (Marilyn Ghiliotti). Un argumento que sirve para que desfilen toda una serie de estrambóticos personajes. Personajes que hablan de forma ingeniosa, divertida e increíblemente soez y realista.

Randal y Dante en Clerks

El look, los personajes y las carcajadas que provoca hicieron de Clerks  una película con un fuerte impacto en mi generación, esa tierra de nadie entre la Generación X y los Milenials. Fue un impacto parecido al de la aparición en la música de los Ramones tras años de canciones de rock progresivo que duraban por lo menos diez minutos. Es decir, Clerks estaba llena de personajes que, salvando las distancias, te podías encontrar en la calle. Lo que la hacía más “auténtica” y potente que otras películas generacionales. Ese es el atractivo del debut de Kevin Smith y lo que la lanzó al éxito desde Sundance.

Pero la versión que llegó a Sundance no era la versión original y no habría llegado a Sundance sin haber pasado antes por el IFFM.

Kevin Smith y Scott Mosier aprendieron a filmar filmando. Sus guías eran libros y artículos en prensa especializada, además de cuatro meses que Smith había pasado en una escuela de cine antes de dejarla. Fueron los artículos los que marcaron el siguiente movimiento de Smith: haría lo mismo que hizo un desconocido director llamado Richard Linklater con su película Slacker (1990). Llevar Clerks al IFFM, un mercado de cine independiente, donde con suerte sería vista por algún representante o distribuidor.

Al principio, todo parecía condenado al desastre. Cuando Smith, Mosier y el reparto llegaron a la proyección, la sala estaba prácticamente vacía: solo había un señor mayor y una pareja esperando para ver la película. Lo que Smith no sabía es que ese señor mayor era Bob Hawk, un asesor de cine independiente que siempre había pensado que los dependientes y las tiendas de ultramarinos eran perfectas representaciones de la sociedad. Atraído por el título fue al pase y disfrutó de la película enormemente. Así, Hawk empezó a hablar de Clerks con sus conocidos en el mundillo, periodistas como Amy Taubin y otros profesionales que ayudaron a que la película fuera más conocida. Y así fue como llegó al representante de productores John Pierson, que pensaba en retirarse pero cambió de idea al ver la película de Kevin Smith. Fue gracias a Pierson que Clerks. llegó a Sundance y de ahí al mundo.

Jay y Bob el silencioso en Clerks

La versión que llegó a Sundance, sin embargo, fue una versión distinta de la que Smith llevó al IFFM. La primera versión de Clerks era un poco más larga, con algunos diálogos extendidos. La máxima diferencia entre esa primera versión y la versión que todos conocemos es el final, que según Smith fue inspirado por la película de Spike Lee Haz lo que debas (Do the Right Thing, 1989). Tanto Bob Hawk como John Pierson sugirieron a Smith que cambiara el final, cosa que hizo, por suerte.

Esta primera versión fue incluida en la edición especial en DVD de Clerks editada con motivo de su décimo aniversario. Fue entonces que descubrí esta primera versión. Al principio no había diferencias significativas, principalmente lo que había eran diálogos extendidos, así que tampoco es que me pareciera muy distinta a la versión cinematográfica. La cosa cambió cuando llegué al final, un final que era terrible, una mala idea que no encajaba con el resto de la película y que, como ya he dicho, es una suerte que se cambiara.

Tal y como lo conocemos, Clerks se mantiene como un clásico de la comedia, una historia de triunfo construida a base de humor grueso y personajes estrafalarios. Y el inicio de todo un universo.

Póster de Mallrats

Mallrats

(Kevin Smith, 1995)
Versión cinematográfica/Primera versión

Si Clerks fue un historia de éxito, Mallrats fue una historia de fracaso. Un fracaso del que no fui consciente en su momento. Cuando se estrenó a mediados de los 90, para mí fue otro triunfo por parte de Kevin Smith. Era otra comedia descacharrante que se desarrollaba en un escenario que me era muy familiar: TS Quint (Jeremy London) y Brodie (Jason Lee) eran dos jóvenes que se dedicaban a pasear interminablemente por un centro comercial, de la misma manera que los adolescentes sin dinero de mediados de los 90 hacían. Supongo que muchos todavía lo hacen. Además, en Mallrats regresaban Jay y Bob el Silencioso, en un papel más destacado. El regreso de estos personajes indicaba que iban a ser el tejido conector del Askewniverso. Y el sitio de Mallrats en el Askewniverso, hablando cronológicamente, es un día antes de lo que sucede en Clerks.

Como decía, la historia de Mallrats es la de un fracaso. Las cosas empezaron a ir mal con los pases previos, en los que durante gran parte del inicio original no se oía ni una risa. Esto no hacía más que confirmar los malos augurios que tuvieron lugar cuando el estudio intentó reemplazar a Jason Mewes, que volvía a interpretar a Jay, con un actor que fuera más conocido. Mientras que largas sesiones de casting demostraron que Mewes era el único que podía interpretar a Jay, el problema de los pases previos tuvo una solución más complicada: reeditar la película de principio a fin. Cuando se estrenó no tuvo mejor suerte. Entonces el mundo del cómic no era conocido como ahora, así que muchos espectadores “comunes” no sabían qué quería decir el póster original, para nosotros una obvia parodia de una portada de cómic. Al parecer, el tráiler tampoco hizo nada para atraer a los espectadores. Lo más curioso es que los mismos críticos que habían elevado Clerks hundieron Mallrats, a la que criticaron por su humor, muchas veces soez, y sus diálogos. Al parecer, eran cosas aceptables en una película en blanco y negro de bajo presupuesto pero no en una película en color presentada por un gran estudio.

Jason Lee en Mallrats

Mallrats fue un fracaso, sí, pero un fracaso temporal. Con el tiempo se convirtió en una cinta de culto, reivindicada no solo por los fans de Kevin Smith, también por aquellos que simplemente son fans de esta película. Esto ha llevado a que Smith hable durante años de una posible Mallrats 2 y también a que, para celebrar el décimo aniversario de la película, se editara una edición especial, primero en DVD y luego Blu-ray, que incluye la primera versión del film. Yo la llamo “primera versión”, aunque en la carátula se le llama “versión extendida”, porque se trata de la primera versión que se proyectó en pases de prueba. Esta versión contiene dos escenas que son el inicio original del film y que fueron cortadas. Eliminar estas dos escenas provocó un efecto cascada que llevó a retocar, volver a rodar o eliminar gran parte de las escenas de toda la película.

Ambas, dejando de lado la duración (123 minutos la primera versión, 96 la versión estrenada en cines), son bastante parecidas. Las diferencias más aparentes son los inicios, completamente distintos, siendo el original el que deja más clara la animadversión de Svenning (Michael Rooker), el padre de Brandi (Claire Forlani), por Brodi. Sin embargo, al contrario que las dos versiones de Clerks, estas dos versiones son compatibles e igualmente divertidas. En todo caso, utilizaría la versión cinematográfica para introducir la película a alguien que no la conozca, siendo la primera versión más para los fans.

Póster de Persiguiendo a Amy

Persiguiendo a Amy

(Chasing Amy, Kevin Smith, 1997)

Tras el varapalo sufrido con Mallrats, Kevin Smith se propuso demostrar a la crítica que podía hacer algo más que chistes sobre genitales y superhéroes. Para ello decidió contar una historia más personal, aunque no abandonaría pequeñas incursiones en el humor más explícito y abundantes referencias a los cómics.

Persiguiendo a Amy cuenta la historia de Holden McNeil (Ben Affleck) y Banky Edwards (Jason Lee), creadores del cómic Bluntman and Chronic. Todo parece irles bastante bien hasta que Holden conoce a Alyssa Jones (Joey Lauren Adams), otra dibujante de cómics de la cual se enamora, a pesar de saber que Alyssa es lesbiana. ¿Y cómo encajan Jay y Bob el Silencioso aquí? Pues resulta que Jay y Bob son la inspiración de Bluntman and Chronic y hacen una pequeña pero muy importante aparición en la película.

El film era muy personal para Smith, ya que se inspiraba en su relación con su pareja de entonces, la actriz Joey Lauren Adams. Smith nunca había salido de su Nueva Jersey natal hasta que empezó a hacer películas, mientras que Adams muy joven se había marchado de casa, viajado por el mundo y llevaba mucho tiempo trabajando como actriz a pesar de su juventud. Esto hacía que Smith se sintiera provinciano e inseguro, trasladando su inseguridad a las dificultades que tiene Holden para aceptar el pasado sexual de Alyssa en la película.

Fotograma de Persiguiendo a Amy

Hoy día, Persiguiendo a Amy ha quedado algo anticuada en algunos aspectos. La bisexualidad de Alyssa no sería motivo de sorpresa y se mostraría sin acercarse al mito de “la lesbiana convertida”. Pero el drama emocional central se mantiene y, teniendo en cuenta cuándo se rodó, el film sigue funcionando a la perfección. También llama la atención la manera en que se refleja el mundo de los cómics y las convenciones, entonces algo todavía muy minoritario y alejado de los grandes eventos en que se han convertido las convenciones de cómics.

En contraste con lo que había sucedido con Mallrats, el film fue todo un éxito de crítica y público, dentro de lo que es el cine independiente, y se ha mantenido como una de las mejores películas dentro de la filmografía de Kevin Smith.

Póster de Dogma

Dogma

(Kevin Smith, 1999)

Tras el éxito de Persiguiendo a Amy, Kevin Smith se sintió preparado para filmar uno de sus proyectos más ambiciosos y más polémicos: Dogma. Película en la que Jay y Bob el Silencioso tendrían un mayor protagonismo.

La historia de Dogma gira en torno a Bethany (Linda Fiorentino), la elegida para salvar a la humanidad y a toda la existencia del peligro que representan Bartleby (Ben Affleck) y Loki (Matt Damon), dos ángeles renegados. Bethany contará con la ayuda y protección de los profetas Jay y Bob el Silencioso.

Matt Damon y Ben Affleck en Dogma

Aunque concebida la trama antes, el guion de Dogma fue escrito por Smith al poco de terminar Clerks, pero Smith y Scott Mosier decidieron que era demasiado complicada y ambiciosa como hacerla su segunda película, así que decidieron hacer Mallrats en su lugar. El fracaso de Mallrats hizo que, de nuevo, Dogma fuera pospuesta y Smith escribió Persiguiendo a Amy. El éxito de Amy indicaba que el momento de Dogma había llegado.

Smith y Mosier llegaron a la oficina de los Weinstein, que entonces controlaban Miramax con mano de hierro, eufóricos por los premios y el éxito de Amy, para presentar Dogma. Los Weinstein aceptaron financiar la película con dos condiciones: Joey Lauren Adams, entonces pareja de Smith, no podía ser la protagonista y debían contratar a otro director de fotografía que no fuera David Klein, con el que Smith había trabajado en todas sus películas hasta entonces.

Lauren Adams fue sustituida por Linda Fiorentino (Adams y Smith ya habían roto para entonces) y Robert D. Yeoman se encargaría de la fotografía. Junto a Fiorentino, el reparto se completaba con Matt Damon, Ben Affleck, Salma Hayek, Chris Rock y Alan Rickman (que participó en la película porque era fan de Persiguiendo a Amy). Un reparto lleno de talento para un film en el que Smith intentaba dar su visión de Dios y la religión.

Jay y Bob el silencioso en Dogma

Fue el rodaje más complicado al que Smith se había enfrentado hasta la fecha, aunque el estreno fue más complicado ya que grupos religiosos empezaron a protestar y boicotear la película incluso antes de que se estrenara. Unas protestas a las que se apuntó el propio Kevin Smith. Estas protestas no se basaban en nada, estos fanáticos simplemente asumieron que, como era una película de Kevin Smith, seguramente sería una burla de la religión y de Dios. En realidad, es todo lo contrario, como ya he dicho, Smith intentaba mostrar en qué creía y cuáles eran las creencias que quería transmitir.

El film, disquisiciones religiosas aparte, es una entretenida mezcla de fantasía, acción y mucha comedia, con una estructura de road movie que se repetiría de nuevo en las películas protagonizadas por Jay y Bob el Silencioso. Personajes que aquí adquieren un mayor protagonismo del que habían tenido hasta la fecha.

Dogma destaca por su introducción de elementos fantásticos, dentro de una serie de películas que se habían destacado por su relativo realismo. Pero funciona, tal vez por ser tan diferente de lo que había ofrecido hasta entonces Kevin Smith, tal vez porque sigue siendo muy divertida.

Clerks/Persiguiendo a Dogma/Bluntman and Chronic

Los cómics del Askewniverso

En marzo, mayo y noviembre del 2002, Planeta deAgostini publicó, respectivamente, tres libros recopilatorios de cómics pertenecientes al Askewniverso. El primero fue Clerks, que recopilaba tres cómics aparecidos originalmente en Estados Unidos entre 1998 y 1999. Estas historias continuaban las aventuras de Dante y Randal tras los eventos de la película, con Jay y Bob el Silencioso ejerciendo de secundarios. El cómic contó con guion de Kevin Smith. Utilizando el blanco y negro para seguir la estética del film, se aprovecha que no hay limitaciones de presupuesto para hacer historias un poco más ambiciosas en cuanto a escenarios, sin apartarse demasiado de lo que era la película Clerks. Destaca la tercera historia, adecuadamente titulada “La escena perdida”, en la que se utiliza material que fue escrito para la película pero no pudo ser filmado. De esta misma escena también se creó una versión animada incluida como extra en la edición en DVD del décimo aniversario.

Como su título indica, Persiguiendo a Dogma se centra en las aventuras de Jay y Bob el Silencioso que transcurren entre Persiguiendo a Amy y Dogma. Originalmente fue publicada entre 1998 y 1999 como una miniserie. Sigue el estilo de lo que luego sería Jay y Bob el Silencioso contraatacan, incluso algunas situaciones y motivos serían reciclados y reinterpretados en la película, aunque aquí el objetivo de su viaje es ir a la ciudad ficticia donde transcurren las películas de John Hughes. Es una lectura bastante divertida, que aprovecha no tener que ceñirse a ninguna censura para dar rienda suelta al lado más bruto de Kevin Smith, guionista de la miniserie.

Bluntman and Chronic se trata de una recreación del cómic ficticio que hacen Holden McNeil y Banky Edwards en Persiguiendo a Amy, que cuenta con guion de Kevin Smith y dibujos de Michael Avon Oeming y Mike Allred (que dibujó las páginas que pueden verse en Persiguiendo a Amy). El cómic es una acumulación de chistes de humor grueso, con abundantes referencias a los genitales y al consumo de drogas, que parodia el género de superhéroes. No es tan entretenido o divertido como los anteriores cómics, pero interesante para los fans.

Póster de Clerks the animated series

Clerks

(2000-2001)
Serie de animación creada por Kevin Smith, Scott Mosier y David Mandel

La cadena ABC se mostró interesada en la idea de crear una serie de animación basada en Clerks, algo que animó enseguida a Kevin Smith, Scott Mosier y David Mandel a desarrollar una serie que continuara las aventuras de Dante y Randal como habían hecho en los cómics. La idea de la cadena era crear una serie que pudiera competir con la de Seth MacFarlane y David Zuckerman Padre de familia (Family Guy, 1999-presente). Sin embargo, Smith, Mosier y Mandel rápidamente chocaron con la censura de la cadena debido a la profesión de Jay y Bob el Silencioso. ABC no podía permitir que los protagonistas de su serie de animación fueran camellos, así que por eso en la serie se dedican a vender fuegos artificiales de contrabando. Obviamente, también se tuvieron que eliminar las palabrotas, limpiando los diálogos de todo aquello que fuera grosero o soez al nivel de la película original.

En un principio, la cadena se mostró muy entusiasta y creó un anuncio para ser emitido durante la Superbowl. Sin embargo, poco después, la cadena pareció cambiar de idea y eliminó toda publicidad. El resultado fue que la serie se estrenó sin que nadie supiera que existía y lo hizo saltándose el primer episodio y sin importar que el segundo estuviese lleno de referencias a este. Tras haberse emitido solo dos episodios de los seis creados hasta entonces, la serie fue cancelada.

Fotograma de Clerks: The animated series (2000-2001)

Estos seis episodios fueron reunidos en DVD como Clerks: Uncensored, que es como la ha visto la mayoría de fans. Aprovechando que no había las limitaciones de presupuesto de la película, igual que en el cómic, las historias son mucho más absurdas y delirantes, con algunos gags recurrentes bastante divertidos. Es difícil juzgar cómo habría sido la serie con solo seis episodios completados, pero se puede decir que Smith y compañía encontraron la manera de crear comedia a pesar de la censura televisiva, consiguiendo que se te pasen los seis episodios bastante rápido.

Póster de Jay y Bob el Silencioso contraatacan

Jay y Bob el Silencioso contraatacan

(Jay and Silent Bob Strike Back, Kevin Smith, 2001)

Aquí está la que tenía que ser la culminación del Askewniverso. La última película en la que aparecerían Jay y Bob el Silencioso. El chiste privado más caro de la historia.

En lo que se refiere a “culminación” y “última película”, bueno, os habréis fijado que este no es el final del artículo. El presupuesto rondó los 20 millones de dólares de la época, lo cual es un presupuesto mediano tirando a bajo según Hollywood, pero sigue siendo mucho para una película que se construyó haciendo referencias a una serie de películas que no es que fueran grandes taquillazos, a pesar de su éxito dentro del cine independiente.

La película puede que no sea lo mejor que ha hecho Kevin Smith, pero es de las más divertidas. Por supuesto, aquí el factor clave es haber vivido la época, ya que el film se construye no solo con alusiones y referencias al Askewniverso. Debido a que el argumento gira en torno a Jay y Bob el Silencioso intentando impedir que hagan una película de Bluntman y Chronic, también hay múltiples referencias al Hollywood de entonces y lo que era popular en la época. Por eso, para mí es difícil juzgar la película, ya que habiendo estado allí y reconociendo todas las referencias y los cameos, me parece un film hilarante. Pero hasta que punto alguien que solo conozca esta película, o sea mucho más joven y descubra ahora este mundo, disfrutará con Jay y Bob el Silencioso contraatacan es un misterio. Por supuesto, el film tiene un argumento y unos chistes que no dependen del conocimiento previo de las películas de Smith. Pero es como las películas Marvel: puedes verlas sueltas, pero hay algunas que no se disfrutan completamente si no has visto las anteriores.

Póster de Clerks II

Clerks II

(Kevin Smith, 2006)

Tras Jay y Bob el Silencioso contraatacan, una película que podríamos decir que era algo auto indulgente, Kevin Smith quiso demostrar que podía hacer algo más accesible y para toda la familia con Jersey Girl (Una chica de Jersey) (Jersey Girl, 2004), un sonoro fracaso. El rechazo del que fue víctima Jersey Girl, bastante merecido en mi opinión, llevó a que Smith regresara a lo seguro: Clerks II.

El film cuenta como, tras un incendio que afecta a sus lugares de trabajo, Dante y Randal (de nuevo interpretados por Brian O’Halloran y Jeff Anderson, respectivamente) se ven obligados a trabajar en el local de comida rápida de la cadena Mooby’s. Una existencia que les hará vivir situaciones miserables para ellos pero divertidas para el espectador.

Hay y Bob el silencioso en Clerks II

Sobre el papel parecía una mala idea, una manera fácil y simplona de ganarse otra vez el favor del público. Pero lo increíble es que el film funciona. Funciona porque se encuentra una justificación a su existencia haciendo que Dante y Randal maduren y se vean forzados a entrar en la edad adulta, si bien algo tarde. Situaciones con los que los espectadores que vieron Clerks cuando eran adolescentes podían sentirse identificados.

Aunque hay sin duda elementos de pura fantasía, como que Dante acabe con Becky, interpretada nada menos que por Rosario Dawson, el film consigue mantenerse dentro del estilo de la primera, con las abundantes referencias pop que eran de esperar. Pero es también una película que funciona bastante bien por sí misma, al contrario que sucedía con Jay y Bob el Silencioso contraatacan.

Dante y Randal en Clerks II

Así, lo que parecía una manera de buscar el éxito fácil, consigue superar las expectativas, creando un film divertido, lleno de momentos de carcajada, que tiene un trasfondo significativo.

Póster de Jay and Silent Bob’s Super Groovy Cartoon Movie

Jay and Silent Bob’s Super Groovy Cartoon Movie

(Steve Stark, 2013)

Toda saga, toda franquicia, todo universo ficticio tiene sus puntos bajos, sus fracasos y sus “¿en qué estaban pensando?”. Esta cinta de animación lo es del Askewniverso. El mediometraje (dura unos 63 minutos), adapta el cómic Bluntman and Chronic que escribió Kevin Smith, el cual también se encarga de la adaptación. Es una adaptación bastante fiel si bien se introducen algunos cambios, como las apariciones de Smith haciendo de él mismo. Repleto de guiños y parodias del género de superhéroes, los mismos ya explotados en el pasado, esta Super Groovy Cartoon Movie se hace bastante pesada y muy larga a pesar de su corta duración.

Tal vez el problema de este mediometraje es que visualmente es bastante plano y sin interés. Es posible que los chistes hubieran funcionado mejor si se hubiese podido imitar el aspecto de una película de superhéroes animada, sin embargo su aspecto se acerca más al de una animación flash cutre que al de una supuesta obra realizada por profesionales. Sí que llama la atención el reparto que pone voz a los personajes que consta, además de Jason Mewes y Kevin Smith, de nombres como Eliza Dushku, Neil Gaiman y Kevin Conroy (el Batman de la serie animada).

No hay nada peor que una comedia que no te hace reír ni una vez. Es el caso de Jay and Silent Bob’s Super Groovy Cartoon Movie.

Póster de Jay y Bob el Silencioso: El reboot

Jay y Bob el Silencioso: El reboot

(Jay and Silent Bob Reboot, Kevin Smith, 2019)

Kevin Smith tenía intención de finalizar su trilogía True North con Moose Jaws y realizar las secuelas Mallrats 2 y Clerks III. Pero ninguno de estos proyectos pudo realizarse, porque la financiación no llegó y otros problemas de estudios. Smith continuaba realizando shows en directo, así que tampoco es que le preocupase demasiado. Entonces, el 25 de febrero del 2018, tras una de sus actuaciones, Smith sufrió un masivo ataque al corazón, de un tipo que tiene un alto grado de mortalidad.

Smith ha contado en diversas entrevistas que sintió mucha calma ante la posibilidad de morir. Había tenido una buena vida, había formado una familia y realizado diversas películas de las que estaba orgulloso. Mientras se encontraba reflexionando, lo único de lo que se arrepentía era de no haber hecho otra película de Jay y Bob el Silencioso.

La idea de hacer otra película protagonizada por Jay y Bob el Silencioso era algo que no se había planteado seriamente Smith, aunque el éxito de los espectáculos que hacían Smith y Jason Mewes había hecho que Mewes se lo planteara a Smith en diversas ocasiones. Tras el ataque al corazón, Smith se dispuso a realizar la película pero con un enfoque diferente.

Ante la posibilidad de que esta fuera su última película, Smith enfocó Jay and Silent Bob Reboot como una especie de testamento fílmico, una película que resumiera todo lo que había aprendido. También influyó en el guion el hecho de que Mewes se había convertido en padre y ya no era el mismo descontrolado porrero de hace años. Así, el film tiene un subtexto más maduro, reflejando el hecho de que ya no eran los mismos jóvenes atolondrados de hace años, igual que aquellos que empezaron a seguir su carrera cuando se estrenó Clerks. Realmente, ver a todos reunidos de nuevo te hace consciente de cómo ha pasado el tiempo, y no solo para ellos.

Jay y Bob el silencioso en Jay y Bob el Silencioso: El reboot

Pero que no cunda el pánico, porque el film está repleto de chistes de pollas, drogas y chorradas como pianos igual que las anteriores películas. Se trata solo de que no es chorrada por el simple gusto de la chorrada. Como su título indica, el film también satiriza la fiebre hollywoodiense por el reboot y las secuelas nostálgicas.

Igual que en su primera aventura en solitario, el film está lleno de referencias y personajes del Askewniverso con literales guiños al espectador y multitud de cameos, como el de Matt Damon, que no tiene sentido a no ser que la veas en VO, siendo especialmente significativa la aparición de Ben Affleck con el que se había distanciado Smith debido a los problemas personales de Affleck. Además de referencias al Askewniverso y las inevitables referencias a Marvel, Star Wars y DC (de nuevo, significativa la aparición de Affleck y la referencia que hace a la recepción de sus películas como Batman), también hay muchas referencias al cine en general, que van desde Los amos de la noche (The Warriors, Walter Hill, 1979) a Sopa de ganso (Duck Soup, Leo McCarey, 1933).

De nuevo, al reconocer las referencias y su contexto me pareció una película muy divertida, pero desconozco hasta que punto una persona corriente, de esas que tiene una vida normal en la que se relaciona con otras personas, podrá disfrutar, o disfrutará, con esta película. Sin olvidar tampoco el factor nostalgia, que influye también hasta cierto punto. De todos modos, el estudio quedó lo bastante contento con el film como para que Clerks III y Mallrats 2 vuelvan a tener posibilidades de convertirse en realidad.

Llegamos así al momentáneo final de este artículo sobre el View Askewniverso. Momentáneo porque todavía es posible que se sumen una o dos películas más, aunque eso solo lo sabremos si realmente se estrena Clerks III o se queda solo en el anuncio que aparece en IMDb. De momento, solo podemos añadir:

SNOOCHIE BOOCHIES!

Ver más de Cine