The Deuce. Un paseo por el lado salvaje

The Deuce. Un paseo por el lado salvaje

escrito por Raúl Calvo
(TV, 12/Jul/18)


Los responsables de The Wire nos llevan a la indómita Nueva York de los 70 para mostrarnos el nacimiento de la industria pornográfica en Estados Unidos

Si hoy día uno se pasea por Times Square y la calle 42 lo más provocativo que verá, en un mar de tiendas y pantallas gigantes, es un cowboy en calzoncillos tocando una guitarra. Nada especial, teniendo en cuenta que hace unas décadas esta era la zona más temida de Nueva York. Corrupción, delincuencia, asesinatos, clientes buscando citas con prostitutas… Durante décadas era lo normal en esta zona, hasta que se limpió a partir de los 90, siendo hoy día pasto de la gentrificación y el “hipsterismo”. Con esta limpieza también se eliminaron los cines que llenaban estas calles, los grindhouse que popularizaron Quentin Tarantino y Robert Rodríguez hace una década, en los que se ofrecía desde estrenos de Hollywood a porno duro (cuando se legalizó), pasando por todo tipo de exploitation y cine underground. Unos cines en que se hacía mucho más que simplemente ver una película, eran también lugares en los que se intercambiaba dinero por drogas y/o sexo, a veces se cometían crímenes y asesinatos y muchos lo aprovechaban para pasar la noche si no tenían adónde ir.

Algunos personajes de The Deuce

Durante los 70, Nueva York estaba al borde de la bancarrota y los índices de criminalidad se habían disparado. La calle 42, entre Broadway y la Octava avenida, pasó a ser el ejemplo de cómo la ciudad se había convertido en una especie de infierno en la Tierra. Por supuesto, esta visión era algo exagerada, pero el Deuce, que es como era llamada esta zona en referencia al sexo barato y fácil de obtener en la calle (“deuce” era como decir “2 pavos”), no dejaba de ser una zona en la que se concentraba la prostitución, el tráfico de drogas y la delincuencia. Tras la limpieza, hay quien mira con nostalgia esta época, como vemos, por ejemplo, en el documental 42nd Street Memories: The Rise and Fall of America’s Most Notorious Street (Calum Waddell, 2015).

Sin embargo, no es nostalgia lo que encontramos en la nueva serie de David Simon y George Pelecanos The Deuce (Las crónicas de Times Square) (The Deuce, 2017). La idea para hacer la serie surgió mientras Simon y Pelecanos trabajaban en la serie Treme. Un miembro del equipo les presentó un hombre que había sido el dueño de un bar en Times Square fundado por la mafia (Tin Pan Alley en la realidad, The Hi Hat en la serie). Era un hombre tremendamente honesto, lo que hizo que la mafia fuera confiándole más responsabilidades y acabó llevando varios centros de masaje con final feliz junto a su hermano gemelo y su cuñado. Simon y Pelecanos no estaban interesados en un viaje nostálgico y, de hecho, eran muy reticentes a hacer una serie sobre el inicio del porno en Estados Unidos ya que sentían que era algo que se había hecho ya. Finalmente, esa reticencia fue vencida por el interés dramático que tenían las historias que contaba este hombre. Lo que también les convenció fue la posibilidad de hacer un paralelismo entre la misoginia, el capitalismo y la explotación actual, entre otros temas, con lo que sucedía entonces.

Como veis, por muy difícil que resulte de creer, el aspecto que parece más “Hollywood” de la serie, los hermanos gemelos Vincent y Frankie Matino, a los que da vida James Franco, están basados en unos hermanos gemelos reales que acabaron dirigiendo locales de prostitutas con su cuñado, locales que eran propiedad de la mafia. El Tin Pan Alley era conocido como punto de encuentro de la zona, en el que todo el mundo era bienvenido: chulos, prostitutas, policías, artistas, universitarios, turistas, público de los teatros…

Este bar es el centro que conecta los muchos personajes que protagonizan la serie. Un gran tapiz que sirve para ilustrar cómo era la vida en el Deuce. La habilidad narrativa del equipo de guionistas logra que, a pesar del gran número de personajes que puebla la serie, el espectador en ningún momento se sienta perdido. Son estos personajes y el drama que se despliega ante el espectador lo que logra que este se quede enganchado. Y si bien Simon buscaba explorar temas sociales actuales, al explicar el origen de la industria pornográfica y cómo fue fundada por la mafia, en ningún momento se hacen discursos ni se pierde de vista ofrecer un drama absorbente. Esta era una de las funciones del guionista Richard Price, también novelista como George Pelecanos, el cual continuamente recordaba al equipo de guionistas que su función no era predicar sino desarrollar las vidas de estos personajes.

James Franco en el doble papel

La misoginia es uno de los temas centrales de The Deuce. Eso se nota en la forma en que tratan las escenas de desnudo y las recreaciones de los rodajes de películas pornográficas, ya que se hacen desde un punto de vista naturalista, alejándose del erotismo y centrándose en hasta que punto era algo frío y rutinario para los participantes. Simon y Pelecanos se dieron cuenta que no podían explicar una historia en que la misoginia y la cosificación de las mujeres son centrales sin contar con una perspectiva femenina. Tanto en el equipo de guionistas como en el de directores hay una importante presencia femenina, destacando la directora del primer y último episodio de la temporada, ambos de vital importancia, Michelle MacLaren.

MacLaren establece lo que será el estilo visual de la serie, muy influenciado por el cine de Martin Scorsese, en concreto sus clásicos Taxi Driver (1976) y Malas calles (Mean Streets, 1973), ya que ambos títulos se rodaron en las mismas calles de Nueva York que querían recrear en la serie. Una recreación que resulta muy realista, ya que cortaron un par de manzanas del barrio neoyorquino Washington Heights para ser decorados de forma minuciosa. A partir de cierta altura de los edificios, obviamente, tuvieron que utilizar efectos visuales para recrear cómo era la ciudad en los 70 del siglo XX.

 Maggie Gyllenhaal es Candy

Las voces femeninas se hacen notar también en los personajes frente a la cámara. Destaca entre ellas Maggie Gyllenhaal, que decidió hacerse también productora de la serie. Una manera de asegurarse que se tenía en cuenta su opinión sobre el personaje que interpretaba y que no se explotaría su cuerpo. Gyllenhaal interpreta a Candy, una prostituta que es una combinación de dos mujeres reales: Candy, una prostituta que trabajaba a tiempo parcial en el bar de Vincent, que se vio muy influenciada por el discurso feminista de la novia de Vincent y también se vio involucrada en los primeros días del porno. La otra es Candida Royalle, una mujer que empezó como actriz porno pero luego pasó a la producción y dirección de cine porno, defensora de la libertad de la mujer para disfrutar del sexo y de su cuerpo.

Por supuesto, por muy basada/inspirada que esté en la serie en la realidad, mezclando personajes históricos y hechos e historias reales con la ficción, no deja de ser una serie dramática. No es documental y no debería ser visto como tal. Es una serie que ha de ser vista por la manera en que nos lleva a una época sin hacerla glamourosa ni tampoco condenarla moralmente. Es violenta y ligera, divertida y dramática, poblada de fascinantes personajes. Una historia fascinante que Simon y Pelecanos esperan poder contar en tres temporadas: la primera transcurre en 1971, la segunda, a la que ya se ha dado luz verde, se situaría a finales de los 70 y, si todo va bien, la conclusión llegaría con una tercera temporada ambientada a mediados de los 80.

Un viaje al momento más salvaje que vivió la ciudad de Nueva York sin que ni vuestra vida ni vuestra salud se ponga en peligro.

Lo que has de saber para no perderte por The Deuce

La serie trata sobre mucho más que el origen de la industria del porno y se hacen distintas alusiones históricas que no se explican, ya que para los personajes de la serie no necesitan explicación. He aquí las principales referencias para poder presumir con tus amistades de conocimientos setenteros:

Stonewall: El acoso que sufrían los homosexuales entonces y la obligación de llevar vidas secretas es uno de los temas que toca la serie. Se hace referencia a Stonewall, que era el nombre de un bar en el que hubo enfrentamientos entre la policía y clientes del bar que se negaron a ser detenidos por el simple motivo de ser homosexuales. Los enfrentamientos tuvieron lugar el 28 de junio de 1969, marcando un punto de inflexión en la defensa de los derechos de la comunidad gay. Al año siguiente se organizaron manifestaciones para conmemorar lo sucedido, que se fueron repitiendo los siguientes años. Este fue el origen del Día del Orgullo Gay.

Comisión Knapp: Policías corruptos en la serie muestran su preocupación por acabar como si fueran a la comisión Knapp y otros mencionan que “ese tío trabajaba en narcóticos”. La comisión Knapp fue una comisión dedicada a investigar la corrupción policial en el Departamento de Policía de Nueva York. Esta comisión tuvo su origen en las denuncias que hizo el policía Frank Serpico. Muchos estaréis familiarizados con Serpico (1973), el film de Sydney Lumet protagonizado por Al Pacino, que se basa en las experiencias de este policía.

Blaxpoitation: En la serie se habla con desdén de “esas películas de gueto que perpetúan estereotipos”. Esta es una referencia a la blaxpoitation o blackspoitation, una serie de películas dirigidas al público afroamericano protagonizadas por actores y actrices afroamericanos. Efectivamente, en su inicio fue un género despreciado por las asociaciones de derechos civiles porque glorificaba la figura del chulo de prostitutas violento. Los cineastas tomaron nota de estas quejas y muchas de estas películas cambiaron la manera en que presentaban a sus personajes, añadiendo el ocasional comentario social. Es entonces que aparecen grandes clásicos del género como Coffy (Jack Hill, 1973), Foxy Brown (Jack Hill, 1974) y Drácula negro (Blacula, William Crain, 1972).

Boys in the Sand: Aunque en The Deuce se ruedan películas que no existieron, esta fue una película real. Dirigida por Wakefield Poole en 1971, fue la primera película de porno gay en estrenarse con créditos y obtuvo una gran notoriedad. Gracias a ganar un juicio por obscenidad, se pudo estrenar en cines, siendo así precursora del éxito que tendría Garganta profunda (Deep Throat, Gerard Damiano, 1972). Fue la señal de que el porno iba a salir del underground y el mercado negro pasando a ser accesible para el gran público.

© Imágenes: HBO
The Deuce (Las crónicas de Times Square)

The Deuce (Las crónicas de Times Square)
Crónica de la legalización y el auge de la industria pornográfica en Nueva York desde comienzos de la década de 1970 a mediados de la década de 1980.
Created by: David Simon
Created by: George Pelecanos
Starring:

James Franco
Maggie Gyllenhaal
Margarita Levieva

Season 1

Ver más de TV

Deja un comentario